El Gobierno de Castilla-La Mancha ofrecerá en 2016 más de 120.000 plazas en programas y actividades de envejecimiento activo para mayores en la región “porque no es un gasto, sino una inversión social, que previene o retrasa las situaciones de dependencia”.