El Gobierno de Castilla-La Mancha ha mostrado hoy su rechazo y repulsa ante el último caso de violencia machista que ha tenido lugar en Galápagos (Guadalajara) y que ha supuesto la muerte de una joven de 33 años.