Un estudio iniciado por la Asociación Cultural Artística e Investigadora (A.C.A.I.) del municipio alcarreño, impulsado para iniciar a los niños en la Historia, podría haber desvelado un trascendental hecho, hasta ahora desconocido, tirando del hilo de un ilustre personaje nacido en la villa en el siglo XV, el capitán Hernando de Montenegro, primer viticultor del Perú en 1551. También han descubierto una variedad de uva, desconocida hasta la fecha, que podría estar relacionada con el hallazgo

El cultivo de la vid en Sudamérica podría venir de Villanueva de la TorrePoco imaginaban desde ACAI Villanueva de la Torre que, impelidos por la curiosidad de los niños, iniciarían una investigación que los llevaría allende los mares hasta las Américas del siglo XVI, una aventura que podría ser la del origen del vino en toda Sudamérica. El proyecto Máquina del Tiempo, que pretendía iniciar a los niños en el estudio de la Historia, ha terminado implicando a investigadores de primer nivel que plantean ahora análisis de ADN para confirmar el hallazgo.

El Capitán Hernando de Montenegro, nacido en Villanueva de la Torre, fue el primer viticultor del Perú en 1551 y actualmente se está investigando si también fue el primero en llevar la vid; en su pueblo natal se ha demostrado que tuvo viñedo, concretamente en un lugar llamado “Valdeado”, que, si bien actualmente no corresponde a ningún punto conocido como tal, sí que ha permitido localizar una bodega del mismo nombre, oculta por derrumbe, que podría contener grandes tinajas.

Desde A.C.A.I. contactaron con Guillermo Toro-Lira, Investigador y escritor Limeño, que estaba realizando la misma investigación desde Perú. Desde entonces han colaborado conjuntamente, el escritor está terminando su próxima obra y tanto Villanueva como los niños saldrán mencionados. El libro se titula “Las viñas de Lima” y toca en gran detalle histórico las actividades viticultoras pioneras de Hernando de Montenegro, cómo sus vides se expandieron por todo Sudamérica en la década de 1540 y son la raíz genética mayoritaria de todas las variedades “criollas” americanas conocidas actualmente con una variedad de nombres sinónimos.mPor su parte, ACAI próximamente también realizara la edición de un libro sobre la historia de Villanueva de la Torre.

Actualmente existe un resto arqueológico, un escobajo del siglo XVI, que se encuentra en un Museo de Lima, que podría contener ADN susceptible de ser analizado. Desde la Universidad de California Davis se han ofrecido a realizar gratuitamente el estudio y la burocracia limeña está estudiando cómo proceder con el asunto. De resolverse, se podría confirmar si Villanueva de la Torre fue el origen del vino en Sudamérica, puesto que a la par, el estudio de ACAI ha permitido identificar distintas variedades de uvas cultivadas entonces en suelo villanovense.  Tan es así que se ha descubierto una variedad desconocida que será estudiada por los técnicos del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla – La Mancha, que visitarán Villanueva el 18 de julio.

Una variedad desconocida, descubierta en Villanueva de la Torre

Y es que en Villanueva de la Torre se desconocían hasta el día de hoy las variedades que se pudieron cultivar, ya que los únicos datos eran los transmitidos por agricultores y mayores del lugar. En la variedad de uva tinta se le relacionaba con Tempranillo o Tinta del País; en la variedad de blanca se le relacionaba con Airén. También se desconocía la zona de cultivo y su tipo de suelo. Algunos datos indican que estaban plantadas entre olivares, en calles que oscilaban entre los nueve y hasta doce metros, suficientes para el cultivo mixto de olivo y vid.

En el invierno de 2018 se tomaron muestras de plantas localizadas en Villanueva de la Torre y fueron llevadas al IVICAM, previa autorización, para su posterior identificación de ADN. De las cuatro muestras mandadas, este fue el resultado: muestra A, Airén; muestra B, Garnacha; muestra C, especie desconocida; muestra D, Garnacha.

Con estos resultados se asegura la posibilidad de volver a cultivar el viñedo en Villanueva de la Torre e incluso, ante la opción de solicitarse una Denominación de Origen, sería de las variedades autorizadas. En la muestra C se ha encontrado un perfil genético desconocido, no obstante, se parece bastante a otro genotipo de la base de datos, por lo que se repitió el análisis y se confirmó como una variedad de vid antes no descrita científicamente, ni mencionada en libros.

De momento, gracias a la cesión del huerto por parte del C.P. Paco Rabal y del Invernadero por parte del AMPA de dicho centro, se han recuperado tres viñas destinadas a perderse. En Castilla la Mancha las variedades de uva predominantes son la Airén y la uva tinta tempranillo o también conocida como cencibel. El siguiente paso sería el de la creación de un viñedo experimental e histórico donde se sumarán otras especies de otros municipios interesantes para su investigación gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Villanueva de la Torre.