El Ayuntamiento de Guadalajara, a través de sus técnicos, está realizando un estudio de la situación del arbolado en la ciudad. Es producto de las caídas que en los últimos años han sufrido algunos árboles enfermos en diversos puntos. Como consecuencia de ellas, hasta ahora, sólo ha habido que lamentar daños materiales.