En apenas tres meses las pistas del campo de golf han experimentado un deterioro tan acelerado como preocupante por el riesgo que entraña para los niños y jóvenes que frecuentan estas instalaciones para practicar deporte. Algunos de ellos –según han hecho saber al Partido Popular varias familias de la localidad– ya han sufrido heridas a consecuencia del pésimo estado del vallado perimetral de las pistas, que en determinadas zonas se encuentra completamente destrozado. Asimismo, los focos se van fundiendo y no se sustituyen, lo que a las últimas horas del día obliga a los deportistas a jugar prácticamente a oscuras.  “Es asombroso observar los rápidos y nocivos efectos que la despreocupación del Equipo de Gobierno está teniendo en los servicios e instalaciones de Cabanillas del Campo, que empeoran cada día a causa de la desidia con la que el PSOE y sus socios han afrontado la gestión municipal”, indican fuentes del PP cabanillero.