Colaborar en la integración socio-laboral de las personas con Síndrome de Down es una de las preocupaciones de la Diputación Provincial de Cuenca. Muestra de ello es el convenio que mantiene desde hace unos años con la Asociación de Padres de Síndrome de Down de Cuenca (ADOCU) y que este viernes ha sido renovado.

El presFirmandoConvenioAdocuNotaidente de la Diputación, Benjamín Prieto, y el presidente de ADOCU, Carlos Vicente Cuesta, han rubricado un nuevo convenio, por el que la institución provincial otorga a esta asociación una ayuda de algo más de 28.000 euros para el desarrollo de un proyecto, que conlleva que cuatro jóvenes con Síndrome de Down y miembros de ADOCU puedan trabajar en la Diputación, contribuyendo, de esta manera, a su formación profesional e integración en la sociedad.

Prieto ha remarcado la importancia de esta colaboración con ADOCU, puesto que, al fin y al cabo, está contribuyendo a la normalización e integración de estas personas con Síndrome de Down, a la vez que ayuda a esta asociación a desempeñar su excelente trabajo en favor de este colectivo en nuestra provincia.

Es por ello que el presidente provincial ha dejado patente la voluntad de la Diputación de continuar con esta ayuda, a la vez que ha manifestado su deseo de que sea posible incrementarla en próximas anualidades, a tenor de los buenos resultados que se vienen obteniendo. De hecho, ha instado a otras entidades y empresas privadas a tomar como ejemplo la Diputación y llevar a cabo este tipo de iniciativas que tantos beneficios tiene para estas personas con Síndrome de Down.

El presidente de ADOCU, por su parte, ha tildado de “vital y muy, muy importante” este tipo de acuerdos, puesto que permiten a los jóvenes con Síndrome de Down “integrarse en la sociedad y, sobre todo, crecer como personas”.

No es de extrañar, en consecuencia, que haya manifestado su gran satisfacción por la renovación de este convenio y haya agradecido a la Diputación su sensibilidad con este colectivo y su apuesta por la integración real de estas personas.

Los cuatro jóvenes de ADOCU beneficiados con este convenio –dos de ellos han estado presentes en el acto de la firma- trabajan en distintos departamentos de la Diputación, desempeñando tres de ellos tareas propias de ayudantes de ordenanza y un cuarto de técnico de atención socio-sanitaria de enfermería.

Los tres primeros –uno en el Palacio Provincial, otro en el Área de Cultura y un tercero en el Departamento de Servicios Sociales- llevan a cabo labores simples de apoyo administrativo, recogida y entrega de correspondencia, atención ocasional del teléfono, preparación y clasificación del correo, fotocopiado de documentos y atención al público.

En el caso del joven destinado en la Residencia Provincial de Mayores Sagrado Corazón de Jesús, indicar que lleva a cabo trabajos de acompañamiento y apoyo a las tareas de fisioterapeuta, realización de ejercicio de mantenimiento con los usuarios de los Servicios Sociales y acompañamiento de usuarios en su movilidad.

En definitiva, unas tareas con las que adquieren no solo una formación profesional, sino también una serie de habilidades sociales y comunicativas, que les sirven de herramientas para su integración total.