Varias decenas de familias de la provincia de Guadalajara están aún pendientes de la asignación de colegio para el próximo curso escolar. No han tenido ‘suerte en el sorteo’ del proceso de escolarización, y no han podido acceder a ninguno de los seis centros señalados como ‘preferentes’ en sus solicitudes. Ahora esperan que la administración les adjudique plaza ‘de oficio’, pendientes de una llamada que puede llegar desde ahora hasta septiembre.

Decenas de padres de Guadalajara reclaman en Toledo una solución al problema de escolarización de sus hijos“Es injusto. La elección de centro ya no es libre, ahora es una lotería”, denuncian las familias afectadas por el nuevo procedimiento de adjudicación de plazas, que han viajado a Toledo a pedir el apoyo de los Grupos Parlamentarios de las Cortes de Castilla-La Mancha y a hacer entrega en la Consejería de Educación de cientos de firmas respaldando sus demandas.

Sólo en Guadalajara capital hay más de cuarenta familias fuera de las seis opciones, y varios aún están pendientes de que se les asigne colegio de oficio. En Azuqueca, el número de afectados también es significativo.

“Somos familias de profesores, pedagogos, químicos, funcionarios, hosteleros, autónomos…. gente absolutamente normal que deberíamos estar ahora mismo en otro lugar, en otras ocupaciones, después de un feliz proceso de escolarización de nuestros hijos. Familias que, sin embargo, aún hoy seguimos pendientes del próximo colegio de destino para nuestros hijos… pendientes de si nos ha tocado o no esta ‘suerte de lotería’ en la que se ha convertido el procedimiento de admisión de alumnos”, lamentan los padres.

En este sentido explican que la nueva resolución de convocatoria para el curso 2017/2018 elimina de la anterior normativa una única frase en relación al desempate: “Tendrán preferencia quienes hayan solicitado un centro en primera opción sobre los que lo hayan hecho en segunda, los de segunda sobre los de tercera y así, sucesivamente”. Actualmente, el único criterio en caso de igual puntuación es: se ordenarán las solicitudes de acuerdo con un Sorteo Público de carácter Regional.

De esta forma, alumnos que han solicitado un centro en primera opción han quedado fuera, mientras están admitidos alumnos que, con los mismos puntos que los primeros, habían dado a dicho centro mucha menos prioridad en sus solicitudes. Con esto, parece razonable pensar que ni aquellas familias a las que se les da un centro en quinta opción estarán conformes, ni por supuesto lo estarán quienes, habiéndolo solicitado en primer lugar, se quedan fuera por razón exclusiva del Sorteo.

Las familias afectadas aseguran que “el nuevo proceso de admisión supone una injusticia que no considera ni respeta la preferencia de los padres sobre el colegio que quieren para sus hijos. Antes, a igual puntuación entre niños, aplicaba la prioridad, y después el sorteo. Al desaparecer de la normativa el criterio de PRIORIDAD, en el momento en que un alumno no entra en el corte del primer centro elegido, dependerá de un sorteo de desempate, y no de la preferencia de sus familias”.

Los padres denuncian que la Consejería de Educación ha diseñado un proceso de Admisión de alumnos que deja en manos de la ‘suerte’ de un sorteo, “de la lotería de un número”, la asignación del colegio. Pero lo más dramático es que el sistema no busca que todas las familias accedan a la enseñanza deseada, sino que trata de filtrar solicitudes, drenando alumnos hacia colegios que no tienen demanda… otra lotería, un despropósito, y máxime cuando está en juego la enseñanza de nuestros hijos”, lamentan las familias.

“Desde la Consejería en Toledo o la Delegación Provincial, se pone en cuestión que hayamos elegido colegios muy demandados, o la preferencia de algunas familias por la enseñanza concertada. Nosotros consideramos que la Consejería debe canalizar los recursos públicos para facilitar que las familias accedan a los centros de su preferencia, no cuestionar los motivos por los que prefieren una opción u otra”, señalan los padres, que consideran que la solución al problema es fácil: aumentar el ratio por aula como se ha hecho otros años, “algo para lo que solo hace falta voluntad administrativa de amparar a las familias”.

Durante su visita a las Cortes regionales han mantenido una reunión con todos los grupos políticos con representación parlamentaria (PP, PSOE y Podemos), que han mostrado su sensibilidad hacia el problema de las familias y su voluntad de apoyarles, de manera que los afectados se muestran optimistas. En especial, son optimistas por los compromisos adquiridos tanto por el Grupo Socialista – que revisará y estudiará la situación con detenimiento, proponiendo una solución y dando traslado al Gobierno y al Consejero de Educación – como por el Grupo Popular – que tratará mañana la situación en una propuesta sometida a debate general y hablará igualmente con el titular de Educación –. Las familias confían, pues, en que unos y otros cumplan sus compromisos.

“Para las familias es una situación dura, porque está en juego la enseñanza de nuestros hijos”, subrayan los padres, que esperan haber obtenido en Toledo el respaldo de los Grupos Parlamentarios, sumándose éstos así al cerca de un millar de firmas recogidas hasta el momento, y confían también en que desde la Consejería de Educación se tomen las medidas necesarias para acabar con “esta injusta situación”.