Cs Cuenca urge a Ayuntamiento y Junta un acuerdo para arreglar los desperfectos del colegio Ciudad Encantada
Los ediles de la formación naranja denuncian múltiples desperfectos en las instalaciones, “algunos supuestamente de tipo estructural y otros debido a la falta de mantenimiento”

El Grupo Municipal Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cuenca urgen al Consistorio y la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha un acuerdo para arreglar los múltiples desperfectos del colegio público Ciudad Encantada, “algunos derivados presuntamente de problemas de tipo estructural, y otros ocasionados por la falta de mantenimiento”.

Durante su visita este jueves a las instalaciones junto al equipo directivo, la portavoz de la formación naranja en el Consistorio, María Jesús Amores, ha podido comprobar los desperfectos causados por las últimas lluvias, así como el mal estado de otros elementos “que llevan así prácticamente desde la apertura del colegio”, según han apuntado algunos docentes.

Amores ha denunciado filtraciones de agua, roturas en los techos de escayola de varias aulas, desprendimientos en el revestimiento de yeso de la pared de las escaleras, abombamientos en los suelos de caucho, así como el mal estado de la valla de protección del patio infantil.

La portavoz de la formación naranja ha evidenciado que “el centro educativo presenta un avanzado estado de deterioro, a pesar de haber sido inaugurado tan sólo hace once años”, por lo que ha pedido al Ayuntamiento y la Junta de Comunidades que conformen un equipo técnico para depurar las responsabilidades y proceder a la reparación de los desperfectos.

Nos consta que tanto el Ayuntamiento como la Consejería conocen esta situación, pero también nos consta que cada uno viene echando la culpa al otro de esta situación durante años sin que hagan nada por resolverlo. Consideramos que el asunto es de tal gravedad que no hay que dejar pasar más tiempo sin actuar porque está en cuestión la seguridad de los alumnos”, ha sentenciado Amores haciéndose eco de las quejas de algunos padres.