Los concejales del Grupo Municipal Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cuenca han mostrado su decepción con la gestión de los miembros del equipo de Gobierno. Especialmente, con la del alcalde, Ángel Mariscal, al que le han reprochado que, “lejos de reconocer la situación real de la ciudad y ofrecer soluciones, ofrece una visión idealizada que no se corresponde con la percepción de los conquenses”.

Cs Cuenca muestra su “decepción” con la gestión de Mariscal, al que reprochan “vender ilusiones” que no ejecuta
Los ediles de la formación naranja enumeran anuncios incumplidos como la firma de convenios para acondicionar la ribera del río Júcar entre El Sargal y la desembocadura del Moscas, el traslado de la comisaría, o el uso de los terrenos de Adif; así como la inejecución de proyectos para rehabilitar el alfar de Pedro Mercedes o invertir tres millones de euros en tecnologías de la información y la comunicación, entre otros

Durante el ‘Debate sobre el estado de la ciudad’, la portavoz de Cs, María Jesús Amores, ha recriminado al primer edil que se haya posicionado en numerosas ocasiones en contra de los intereses de Cuenca, así como que esté más interesado en el porvenir de su carrera política que en el de la ciudad.

“Es un perfecto guerrero político y, como tal, está más centrado en descalificar a su posible adversario, Cs, que en atender las exigencias más básicas de nuestra ciudad, nuestros vecinos y nuestros visitantes”, ha aseverado Amores.

Para la portavoz de Cs, Mariscal se ha limitado a “vender ilusiones”. “Ha anunciado proyectos, planes y programas que ha repetido mil y una vez, y que no ha llegado a ejecutar. Quizá, porque durante estos tres años se ha limitado a organizar o asistir a eventos que sólo sirven para darse publicidad, y que no tienen repercusión alguna en el bienestar de los vecinos o en el progreso de la ciudad”.

Entre otras propuestas “ilusorias” del equipo de Gobierno, Amores ha enumerado los anuncios de la firma de convenios para mejorar la ribera del Júcar entre el Sargal y la desembocadura del río Moscas, el traslado de la comisaría o los terrenos de Adif; así como proyectos para rehabilitar el alfar de Pedro Mercedes, invertir 150.000 euros en la mejora de los accesos a las instalaciones deportivas del barrio San José Obrero, o invertir más de tres millones de euros en tecnologías de la información y la comunicación.

Desde el Grupo Municipal Cs se ha tachado al alcalde de gobernar de forma “autoritaria” al entender que, “ni por cortesía institucional, amén de que no tiene mayoría absoluta, respeta las decisiones adoptadas en el Pleno por unanimidad”.

Propuestas

Como hiciera el año pasado, la portavoz de Cs en el Consistorio ha aprovechado su segunda intervención en el ‘Debate sobre el estado de la ciudad’ para enumerar algunas de las propuestas de la formación naranja.

Así, ha comenzado a exponer una batería con más de 70 iniciativas entre las que figuran las de introducir cláusulas sociales en la contratación; revisar las líneas de transporte para adaptarlas a las necesidades reales de la población; recuperar los caminos públicos usurpados u ocupados indebidamente; publicar el la web del Ayuntamiento las cuentas de los grupos municipales; repartir la publicidad institucional según criterios objetivos y en base a un servicio de información al ciudadano; elaborar un reglamento de régimen interno para el servicio municipal de bomberos; abrir los aseos públicos de los parques de Los Moralejos, San Julián y Santa Ana transformando las casetas en las que se ubican en establecimientos hosteleros; acometer un plan de asfaltado con repercusión en toda la ciudad; limpiar los solares abandonados, o ampliar el aparcamiento de la calle Caballeros haciendo uso del solar municipal contiguo, entre otras.

“Usted miente hasta cuando afirma que desde Cs no hacemos propuestas”, ha espetado Amores a Mariscal, al tiempo que le ha preguntado qué son para él los ruegos y las mociones que ha presentado la oposición a lo largo de toda la legislatura.

Amores ha terminado su intervención afirmando que “usted engaña a nuestros vecinos de manera sistemática como nos engaña a quienes no impedimos su investidura”. Y, como decía Descartes: “es prudente no confiar plenamente en quienes nos han engañado al menos una vez”.