Cristina Pollesel gana el concurso de pintura rápida de Almonacid de Zorita
Para esta pintora, llegada desde Madrid, de origen brasileño, fueron los 500 euros con los que estaba dotado el primer premio de esta IX edición. El segundo (400 euros) fue para el aloverano Miguel Angel Rodríguez, mientras que el tercero fue a parar a manos de José Manuel Sánchez (300 euros).

Cristina Pollesel ganó ayer el IX Certamen de Pintura Rápida Villa de Almonacid de Zorita. Lo hizo con un hermoso cuadro del ‘Arco de Zorita’, que el jurado, compuesto por Enrique Sánchez, pintor aficionado; Almudena Fernández de Heredia, doctora en Historia del Arte; y Roberto González, pintor y profesor emérito de la Escuela de Bellas Artes de Madrid, designó como el mejor cuadro del concurso de forma unánime. Se llevó un premio de 500 euros. La pintora brasileña lo pintó a la altura de uno de los últimos números de la calle Cervantes de Almonacid, a refugio de la sombra que le arrojaban las casas blancas, encaladas, que hay a esa altura. “Me encantan las panorámicas, y las puertas de los pueblos. Como este concurso sólo admitía paisajes urbanos, me decanté por esta puerta de piedra, y sus flores, y el contraluz que tenía detrás”, explicaba la ganadora. Cristina contaba, mientras terminaba el cuadro, que la práctica hace descubrir trucos y recursos, “para sacarte de las dificultades y conseguir efectos”, cuando el tiempo apremia. Era la primera vez que pisaba Almonacid de Zorita. “Me ha gustado mucho el pueblo. Tiene muchos temas para pintar. Volveré, a verlo con calma… Y a concursar”. VER CRISTINA POLLESEL

El segundo premio fue para un habitual de los concursos de pintura rápida de la provincia de Guadalajara, que repetía presencia y segundo premio en Almonacid, como es Miguel Angel Rodriguez Carrasco.  El aloverano eligió un intenso contraluz, también en la calle Cervantes poco antes del Ayuntamiento cruzada de sol por el Callejón de la Iglesia. De fondo, el gran ciprés y la Torre del Reloj, que daba nombre, esta última, al cuadro. Para él  fueron los 400 euros con los que estaba dotado. Eligió el motivo por poderlo pintar al abrigo de la sombra, en un día de intenso calor, por  el paisaje, y sobre todo, por los contraste en las intensidades de la luz, utilizando para ello la técnica de la acuarela. Mientras pintaba, satisfecho con el resultado, tenía “ilusión por ganar”, y contaba la dificultad que implica trabajar con esta técnica. “El óleo se puede corregir y limpiar, la acuarela, no. Si fallas, se queda. Hay que partir de un buen dibujo”, afirmaba. Después de un día duro, “llegó la recompensa”. VER MIGUEL ANGEL RODRIGUEZ CARRASCO.

El tercer premio se lo llevó la obra ‘Soportal de la plaza’, de José Manuel Sánchez. “Lo he elegido por la luz que entraba entre los arcos. Iluminaba el arbusto, y he tratado de reflejarla. He preferido este a otros motivos arquitectónicos”, decía el autor sobre su acuarela. Era la segunda vez que competía en Almonacid, y la primera que se llevaba un premio. VER JOSE MANUEL SANCHEZ.

Dio lectura al acta, tras el emplazamiento de las ocho obras elegidas para exposición en la Plaza del Ayuntamiento, la alcaldesa de Almonacid de Zorita, Elena Gordon. VER LECTURA DEL ACTA. Roberto González, pintor y profesor emérito, y  portavoz del jurado, afirmó que tuvieron que tomar “una decisión difícil”, con unanimidad en los dos primeros premios, y división de opiniones y votación, en el tercero.

 

Noor Shurbaji eligió un rincón de la calle Luis Fernández de Heredia. Era el primer concurso de pintura rápida al que se presentaba. “He venido con la idea de pintar paisaje urbano, y esta calle me ha encantado”, decía después de haberla elegido. Es la misma en la que trabajó León Felipe como farmacéutico. Noor llegó a Almonacid, simplemente, “a disfrutar de la pintura”, algo que la  exigencia del tiempo “te hace saborear de otra manera”. VER NOOR SHURBAJI. Antonio Marina, pintor madrileño, eligió una panorámica del ‘Arco de Santa María de la Cabeza’, “que tiene mucho fondo, y está rodeada por un entorno de pinos”, explicaba. VER ANTONIO MARINA. Para el tortolero Victor Barrado, el de ayer fue su quinto concurso de pintura rápida. “He elegido la Plaza del Ayuntamiento, tratando de contrastar el antes y el después de la Plaza, en color y blanco y negro, respectivamente”, argumentaba. VER VICTOR BARRADO. José Luis Toribio vino desde Getafe y pintó, al sol, la figura de León Felipe sentado eternamente en uno de los bancos de la Plaza. “La figura es muy bonita y el encuadre me ha permitido además recoger la arquitectura del sitio. Estoy disfrutando pintándola”, decía, impertérrito ante la meteorología.  VER JOSE LUIS TORIBIO