El rector de la Universidad regional, Miguel Ángel Collado, ha reconocido este martes que no se han producido todos los avances que hubiese deseado en virtud del último acuerdo de financiación alcanzado con el Ejecutivo regional el pasado mes de diciembre, con lo cual “seguimos claramente infra-financiados”.

Collado se muestra crítico con la Junta La Universidad está infra-financiadaDe este modo se ha pronunciado Collado en la rueda de prensa ofrecida en Toledo tras asumir la presidencia semestral del Grupo 9 de Universidades (G9), al ser preguntado por el cumplimiento de citado acuerdo que incluía, entre otras cuestiones, el abono de la deuda contraída con la Universidad en años anteriores.

A este respecto, el rector ha señalado, sin dar cifras concretas, que todavía hay cantidades pendientes de abono y, en este contexto, ha recordado que la Universidad de Castilla-La Mancha fue “la más castigada de todas las universidades públicas con recortes del 40 por ciento”.

Por este motivo, ha proseguido Collado, se planteó al nuevo Gobierno regional una asignación nominativa que permitiese la “recuperación” de esta institución y que, en virtud del último acuerdo de diciembre, quedó establecida en 135 millones de euros, además de la firma de un contrato-programa que “nos permitiese crecer como Universidad y planificar el futuro”.

Además, para el rector, este contrato-programa es indispensable “para poder competir con el resto de las Universidades en igualdad de condiciones” y para saber “qué podemos gastar”.

Dicho esto, Collado ha insistido en que la Universidad castellano-manchega sigue siendo una institución “infra-financiada” y ha admitido la influencia negativa que en esto puede tener la no aprobación de las cuentas regionales para 2017.

El G-9

Por otro lado, el G-9 –grupo integrado por las universidades de Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, La Rioja Navarra, Oviedo, País Vasco y Zaragoza– considera que es el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes el que debe asumir la responsabilidad de ofrecer un buen planteamiento de acceso a la universidad “en tiempo”.

Así lo ha indicado el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, que ha participado este martes en Toledo en la reunión del G-9, donde se ha pronunciado de este modo, preguntado por las críticas surgidas tras la realización de la Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU).

Según Mayoral, el G-9 planteó una solución ante la falta respuesta del Ministerio. “El Gobierno se comprometió a regular las pruebas, pero ese planteamiento llegó con el curso muy avanzado y esto generó incertidumbre, no solo en las universidades, si no en estudiantes, profesores y padres”.

“La situación se ha resuelto tarde y de forma provisional. Entiendo que tenemos que analizar cómo ha funcionado este curso, ver qué hay mejorar y planteárselo al Gobierno, que debe asumir su responsabilidad y dar un planteamiento de acceso a la universidad en tiempo”, ha insistido el rector de la universidad de Zaragoza que ha explicado que los vicerrectores de las universidades que conforman este grupo ya están trabajando en este asunto.