Cientos de niños y niñas de los tres colegios de Cabanillas del Campo, Los Olivos, La Senda y San Blas, han participado de modo entusiasta en los encuentros con autores infantiles desarrollados a lo largo de los últimos días en la localidad, con motivo de la celebración de la I Semana de la Literatura Infantil y Juvenil,q ue se ha extendido desde el 17 hasta el 25 de abril.

Éxito rotundo de las visitas a los colegios de los escritores infantiles Juan Arjona y Gonzalo Moure a lo largo de los últimos días

Los actos de esta “Semana LIJ” concluyeron ayer miércoles con la presencia en el municipio de Gonzalo Moure, uno de los mejores y más prestigiosos escritores para niños de España, quien visitó a lo largo de la mañana los tres centros escolares cabanilleros para charlar con los estudiantes de 5º curso. Estos alumnos y alumnas habían leído a lo largo de los últimos meses algunas obras del autor, con motivo de la celebración de la “III Liga de los Libros”, y demostraron verdadera adoración por el escritor, último ganador del Premio Cervantes Chico de Literatura. Moure comenzó su periplo por el Colegio La Senda, luego acudió a Los Olivos (donde se reunión también con alumnos y alumnas del Colegio de Quer, que acudieron a este acto), y acabó en el Colegio San Blas, donde además fue recibido por el concejal de Cultura, Manuel Gallego.

A través de las preguntas que hacían, los niños iban descubriendo la vida y obra de Moure, quien contó curiosidades de sus obras “El arenque rojo”, “Palabras de caramelo”, “Maíto Panduro”, “Nacho Chichones”, “Lilí libertad” y otros títulos de su nutrido repertorio. También habló el escritor del proyecto Bubisher, en el que está implicado, mediante el cual han puesto en marcha varias bibliotecas y bibliobuses en los campamentos de refugiados saharauis, o de su compromiso con el respeto al medio ambiente.

Además de la visita de Moure, del 17 al 24 de abril Cabanillas contó también con la presencia de otro escritor infantil de máximo prestigio, Juan Arjona, que además es narrador oral, guionista y dramaturgo. Arjona mantuvo dos encuentros en cada colegio con los niños y niñas de los centros de primaria, visitando de este modo los días 17 y 23 La Senda; el 18 y el 24 Los Olivos; y el 19 y el 20 de abril el Colegio San Blas. Esta visita de Arjona se enmarca en una iniciativa desarrollada por el Ayuntamiento y la Biblioteca Municipal, pero que parte de un trabajo previo de muchos años realizado por la Biblioteca Escolar del Colegio La Senda, que coordina la docente Mariaje Paniagua, y que comenzó con este tipo de encuentros hace ahora una década. De este modo, las “Jornadas de Cuento” de La Senda, nacidas en 2008,  ahora se expanden a través de este proyecto de “Semana LIJ” al resto de colegios, y la iniciativa ha sido muy bien acogida.

Así, el martes 17 la Semana comenzó a desarrollarse con la presencia de Arjona en “La Senda”, cuyos niños y niñas de 5º curso fueron los primeros en dar la bienvenida al autor. El 18 acudió a Los Olivos, el 19 al San Blas, el 20 repitió en el San Blas, el 23 repitió en La Senda, y cerró sus actos el día 24 de nuevo en Los Olivos. En estas charlas Juan Arjona encandiló a los pequeños con su particular simpatía y buen humor, y tuvo oportunidad de demostrar dotes de gran narrador con historias como la de “El viejo que se comió una mosca”, o con historias de sus libros “A veces me aburro”, “Cerdo, Cerdo”, “Amiga gallina”.

Además, el autor también participó en un cuentacuentos para adultos celebrado el miércoles 18 en la Biblioteca Municipal, al que acudieron una una veintena de personas, para disfrutar de una sesión que giró en torno a dos universos imaginarios de Arjona: los suburbios, y el pueblo que le vio crecer.

Finalmente cabe reseñar que esta I Semana LIJ Cabanillas se completó con la presencia en el municipio de Arianna Squilloni, una de las editoras de libros infantiles más importantes del país, quien ofreció -junto a Arjona- una confrencia para adultos el jueves 19, titulada “En defensa de la fantasía: Panorama actual de la Literatura Infantil y Juvenil”. Más de 25 personas acudieron a esta charla-coloquio, un público entre el que se encontraban personas especialmente interesadas en este ámbito: ilustradoras, libreras, maestras, narradoras, estudiantes de letras, bibliotecarias y amantes de la literatura infantil en general, para disfrutar de una ponencia que se extendió por espacio de dos horas.