CEOE-Cepyme Cuenca convoca a las empresas a una jornada sobre sucesión de los negocios
La Confederación de Empresarios de Cuenca y la María Guijarro, Gestión de Personas, con la colaboración de Caja Rural Castilla-La Mancha, han organizado una jornada para el próximo miércoles 18 de abril a las 9:15 horas en El Parador con el fin de dar toda la información con el fin de facilitar este proceso que se produce a menudo en las empresas.

CEOE CEPYME Cuenca ha preparado una jornada con el fin de trasladar información a las empresas sobre la sucesión de los negocios con el fin de facilitar este proceso y que las compañías sobrevivan a las siguientes generaciones.

La jornada será el próximo miércoles 18 de abril a las 9:15 horas en el Parador de Turismo de Cuenca y se desarrollará en el trascurso de un desayuno de trabajo sobre la materia que contará con la colaboración de Caja Rural Castilla-La Mancha.

El título de esta jornada será ‘La supervivencia y sucesión en la empresa familiar y no familiar’ y será impartida por María R. Guijarro, consultora experta en plantes de sucesión de empresa, gestión de conflictos y protocolo de la empresa familiar.

Guijarro es licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master en dirección y Gestión de Recursos Humanos por el Instituto de Empresa de Madrid, conoce el mundo de las sucesiones porque se ha dedicado a ello desde hace 40 años en empresas multinacionales, enfocada siempre en la gestión de personas y la dirección de recursos humanos.

Aquellos interesados en inscribirse pueden ponerse en contacto con la Confederación de Empresarios de Cuenca en el Teléfono 9696 21 33 15 o en el correo info@ceoecuenca.org.

Sucesión

El objetivo de esta jornada es que la empresa sobreviva a sus fundadores y se pueda dejar este legado para las siguientes generaciones, aunque para ello es necesaria una voluntad clara y firme de los propietarios.

Por este motivo se considera necesario planificar y organizar la sucesión, tanto en lo relativo a la gestión como a la propiedad y desarrollar a las personas que sucederán en función de sus capacidades y puestos de desempeñar.

Asimismo, es fundamental crear consenso para definir las relaciones entre la empresa y la familia, redactar un protocolo familiar y por último necesario dotar a la empresa de una estructura organizada adecuada que defina los perfiles necesarios para cubrir los puestos de trabajo.