Castilla-La Mancha consigue que se modifiquen los límites cartográficos de las confederaciones hidrográficas del Júcar y Guadiana beneficiando a los regantes de ‘La Grajuela’
§ Este acuerdo, que se ha alcanzado contando con la colaboración de los usuarios afectados a través de la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental (JCRMO), beneficiará a todos los miembros de la Comunidad de Regantes ‘La Grajuela’, compuesta por alrededor de 1.800 hectáreas de regadío de cultivos leñosos, principalmente, que pasan a la Demarcación del Júcar.

El director gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, ha valorado la publicación oficial ayer en el BOE del Decreto que reconoce la nueva delimitación cartográfica de los ámbitos territoriales de las Confederaciones Hidrográficas del Júcar y del Guadiana, ya que supondrá beneficiar a los regantes de ‘La Grajuela’, en la provincia de Cuenca.

En virtud de dicha modificación, que da respuesta a la demanda de los regantes de la zona de La Grajuela, Pozoamargo y Sisante, varias explotaciones que en el Plan aprobado se habían incorporado al territorio de la demarcación del Guadiana pasan a integrar de nuevo la demarcación del Júcar. “Este cambio va a suponer -según Luengo- dar una solución a un montón de problemas, especialmente de regadíos, de divisoria de agua, de concesiones y también de subvenciones asociadas a este tema, como puede ser la PAC, y con ello de la viabilidad de las explotaciones agrarias. Y lo hemos conseguido desde este Gobierno”.

Como ha explicado el responsable del Agua regional, ésta era una reclamación histórica que se venía realizando por parte de los miembros de la Comunidad de Regantes, “ya que la delimitación planteada dejaba a la zona en una situación complicada, dándose la circunstancia de que varias explotaciones hubieran tenido sus sondeos en una demarcación y la superficie de riego en otra, haciendo inviable su pervivencia pues se hubieran quedado sin concesión”, ha indicado Luengo.

La demanda planteada por los regantes, ha indicado el director gerente, “nos llegó a inicio de la legislatura, pero venía de los años anteriores en los que no se sentaron a tratar el tema, por lo que hemos realizado un intenso trabajo desde la Agencia del Agua de la Consejería de Fomento, gracias a nuestra aprobación en el Consejo Nacional del Agua, así como la negociación con los técnicos del antiguo Ministerio de Agricultura (MAPAMA), y los representantes de los regantes a través de la Junta Central de la Mancha Oriental, para llegar a un acuerdo que recogiera la mejor de las opciones y la más justa, realizándose para ello diversos análisis cartográficos”.

De esta forma, como se recoge en el BOE, la nueva delimitación sitúa ahora las explotaciones agrícolas a las que afectó dentro de la Demarcación del Júcar. Por tanto, ha concluido Luengo, “un acuerdo, que se ha alcanzado siempre contando con la colaboración de los usuarios afectados a través de la JCRMO, que beneficiará a todos los miembros de la Comunidad de Regantes ‘La Grajuela’, compuesta por alrededor de 1.800 hectáreas de regadío de cultivos leñosos, principalmente.