El portavoz del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Cañizares, ha asegurado que los presupuestos de Page no se pueden calificar de sociales en ningún caso, porque vienen lastrados por el sectarismo ideológico del bipartito PSOE-Podemos y atacan la inercia de crecimiento y creación de empleo que se había generado en nuestra tierra antes de que los socialistas llegaran al poder.

Para Cañizares, los presupuestos de Page se resumen en la subida de los impuestos que tendrán que pagar todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha y en el incumplimiento de las promesas electorales establecidas en el pacto de investidura entre los socialistas y Podemos, dos graves hechos por los que el PP ha presentado la enmienda a la totalidad a las cuentas de la Junta para 2016 sobre la que hoy se ha debatido y votado en el Pleno de las Cortes.

Asimismo, Cañizares ha asegurado que “son unos presupuestos encaminados a volver a los impagos a los proveedores y contra el mundo de la discapacidad, ya que no contemplan la subida del uno por ciento de los profesionales que trabajan con este sector a través de conciertos con las administraciones públicas”.

Unos presupuestos que engañan a los ciudadanos

“Son unos presupuestos que constatan el engaño a los empleados públicos de la región, cuando dijeron que iban a recuperar todo y ya sabemos que no va a ser así. También dedican más dinero que los anteriores presupuestos a la sanidad privada”, ha destacado Cañizares.

Además, “van a generar menos empleo que los del año pasado –hechos por el PP- y menos riqueza, algo que ha reconocido el propio gobierno de Page”. A juicio del portavoz del GPP, “son unas cuentas que no se centran en lo importante; la principal preocupación de estas cuentas es acabar con la educación concertada y con los acuerdos del Estado con la Santa Sede”.

Asimismo, el portavoz popular ha indicado que “Page prevé crecer menos que en 2015, cuando la región creció al 3,3 por ciento. Ahora estamos en un momento en el que hay que acelerar el crecimiento económico de la región”, ha indicado, al tiempo que ha recordado que el anterior gobierno de Cospedal ya bajó los impuestos en 2015.

En este sentido, ha señalado que, “dada la incipiente recuperación económica que se viene experimentando y la necesidad de apuntalarla con medidas que favorezcan a los sectores que pueden generar riqueza y empleo en Castilla-La Mancha, el proyecto presupuestario de Page va en contra del progreso y el empleo en nuestra región.

En concreto, Cañizares ha señalado que estas cuentas incluyen una importante subida de los impuestos de Sucesiones, Donaciones, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y no contempla, contrariamente a lo prometido, medidas en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Sin dinero para la renta mínima que prometieron

FRANCISCO CAÑIZARES
FRANCISCO CAÑIZARES

Además, el portavoz del GPP ha recordado que no aparece la renta Mínima Garantizada -en contra del acuerdo de las Cortes aprobado por los mismos que presentan el Presupuesto- ni contiene el denominado rescate ciudadano con importe de 630 millones de euros mayor al presupuesto anterior. Por otro lado, no se toca el Impuesto Especial de Hidrocarburos.