El presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha, Javier López, ha entregado a Cáritas Diocesana de Toledo 1.500 kilos de alimentos no perecederos donados por los más de 1.000 trabajadores de la entidad financiera en los XIII Juegos Corporativos ‘Desafío 2017’, celebrados del 5 al 10 de junio en la Dehesa Boyal de Los Yébenes.

Caja Rural Castilla-La Mancha dona a Cáritas Diocesana de Toledo 1.500 kilos de alimentos de su ‘Desafío’
El presidente de la entidad financiera entregó esta donación, realizada por los más de 1.000 trabajadores de la Caja en sus XIII Juegos Corporativos de la Dehesa Boyal de Los Yébenes (Toledo).

López hizo entrega de esta partida a la adjunta a la Secretaría General de Cáritas Diocesana de Toledo, Raquel López Largo, y a la coordinadora del Centro Diocesano de Distribución de Alimentos, Marisa Martínez, acompañado por el director de Relaciones Institucionales de Caja Rural Castilla-La Mancha ,Miguel Ángel Escalante.

Los alimentos son productos básicos como pasta, legumbres, aceite, azúcar, galletas, conservas, café y leche.

Esta acción se enmarca dentro de la ‘operación kilo’, por la que cada trabajador de Caja Rural Castilla-La Mancha recibió la camiseta de su equipo en el ‘Desafío’ a cambio de un kilo de alimentos no perecederos.

Gesto de solidaridad

Según Javier López, “esta entrega es un homenaje a la labor de Cáritas, sus trabajadores y voluntarios, así como un gesto de solidaridad de la plantilla de Caja Rural Castilla-La Mancha con las personas más necesitadas”

A su juicio, “esta ayuda refleja nuestra sintonía y colaboración con la obra social de la Iglesia Católica, que es Cáritas”.

“Felicitamos a Cáritas Diocesana de Toledo por su importante labor y su lucha activa contra la pobreza y la exclusión”, añadió.

“A todas las personas que hacen posible Cáritas, les agradecemos que dediquen sus energías, cualidades, tiempo y dinero tratando de dignificar la vida de tantas personas que, desgraciadamente cada vez más, necesitan ayuda”, concluyó.

Por su parte, la adjunta a la Secretaría General de Cáritas Diocesana de Toledo, Raquel López, agradeció a Caja Rural Castilla-La Mancha su “generosidad y sensibilidad con las personas más desfavorecidas, destacando el compromiso de la entidad y de los trabajadores por los más necesitados”.