La Guardia Civil ha desarticulado una red criminal de aluniceros que había cometido 64 sustracciones de vehículos de alta gama y robos en tiendas, bares y restaurantes de Madrid, Toledo y Guadalajara.