Por: Ricardo Guijarro

Aparece una firma desconocida en el retablo de la Parroquia El Salvador de Cuenca
Retablo de la Parroquia El Salvador de Cuenca. Fuente: Facebook

El pasado 26 de septiembre la Parroquia El Salvador de Cuenca se encontró con una inesperada sorpresa. Debido a las obras realizadas en la capilla Jesús Nazareno, y al polvo que estas habían generado, se decidió limpiar el retablo de la parroquia, así fue como descubrieron en la parte superior una firma sin identificar; una firma con el nombre de “Julio Lopez“, que había estado tan cerca todo este tiempo, pero era completamente una desconocida.

Para conocer un poco más sobre este asunto, el párroco de El Salvador, Don Gonzalo Marín Lopez, ha declarado en exclusiva para este medio y nos ha permitido realizar una pequeña entrevista para conocer un poco más sobre este curioso tema.

Gracias a la documentación del archivo parroquial se conoce que el retablo fue construido entre los años 1890 y 1914. Su contratista fue Donato Shachez, el tallista Sebastian Suarez , el dorador Antonio Segal y se trata de una obra original. “Hubo otro retablo anterior, porque la iglesia es bastante antigua, pero no se tiene constancia de nada relacionado con él”, explica Don Gonzalo Marín.

Según cuenta, en esa época la iglesia sufrió una remoderación debido al hundimiento de su torre, es por eso que se decidió construir una nueva y realizar también un nuevo retablo.

Una firma visible, pero oculta ante nuestros ojos todo este tiempo

La Parroquia de El Salvador ya había realizado en otras ocasiones limpiezas del retablo, cuando se pintó la iglesia, se realizó la instalación eléctrica, incluso hace 20-25 años se hizo una restauración en profundidad. Lo curioso es que la firma haya aparecido ahora, no al realizar una restauración profunda con un especialista, sino al quitar simplemente el polvo de la zona superior del retablo. Marín tiene bastante claro lo que ha podido pasar:

“La firma se encuentra en una greca dorada de la parte superior del retablo, ni con unos anteojos se vería. Seguramente ya vieron la firma al realizar la restauración hace 25 años, pero no le dieron importancia y hoy, aprovechando las obras, hemos limpiado el retablo y la hemos descubierto nosotros”.

¿Entonces… quién es el hombre de la firma que ha aparecido? 

Aparece una firma desconocida en el retablo de la Parroquia El Salvador de Cuenca. Firma
Firma en el retablo con el nombre de “Julio Lopez”. Fuente: Facebook

La firma de un autor suele simbolizar la autoría de esa obra, por eso es lógico que lo primero que se pensó al descubrir la firma es que, quizás, la documentación estuviera equivocada y se tratase del verdadero autor del retablo. Sin embargo, parece ser que en este caso no ha sido así. El párroco asegura que después de una intensa búsqueda no han encontrado en sus archivos a nadie documentado con el nombre de “Julio Lopez”:

“No sabemos quién es. Se piensa que pudo ser un empleado del dorador que quiso dejar su marca y aprovechó esa zona casi invisible a la vista humana para realizar su firma”.

Puede que nunca se conozca quién fue realmente ese tal “Julio López”, pero si se puede afirmar que ha conseguido que su nombre perdure y, a partir de hoy, sea un poco más conocido por todos los conquenses.