Antonio Román, por amor al PP, no se presentará a las primarias para suceder a Cospedal en Castilla-La Mancha

Billy Chapel toma la decisión de su vida tras un partido perfecto y precisamente por amor al beisbol, lo deja. Antonio Román considera que la única manera de que el PP gane las próximas elecciones regionales es presentándose bajo una unidad inquebrantable y ahí, ha decidido no ser un obstáculo y abandona sus pretensiones de sustituir a María Dolores Cospedal al frente del Partido Popular de Castilla-La Mancha: todo por amor al partido y tras haber recogido en la provincia de Guadalajara la friolera de 400 avales y estar convencido, además, de haber ganado las primarias populares.

“Los principios del PP son parte de mi y no voy a ser un obstáculo para que el PP gane las próximas elecciones de mayo en Castilla-La Mancha”. Román ha recalcado esta idea además de reconocer que de todo este proceso saca dos victorias: la primera, la apertura de un debate a nivel regional de por dónde debe mejorar el PP y, en segundo lugar, el apoyo mayoritario de los afiliados de Guadalajara (más de 400).

Román, además, se ha mostrado convencido de haber conseguido el triunfo en el Congreso regional, “pero ganar un Congreso por 10 puntos de diferencia a siete meses de las elecciones considero que es un error. Las primarias creo que es un buen sistema pero dando tiempo a que se oxigene el partido y que podamos sacar adelante proyectos sin encontrarte adversarios dentro del propio partido”.