El alcalde ha explicado que el pasado 21 de diciembre se incorporó a su trabajo como médico en el Hospital de Guadalajara al dejar de cobrar su sueldo como diputado nacional. “Tenía la posibilidad de incorporarme a mi puesto, dado que en el Ayuntamiento no existe ninguna asignación económica para el alcalde y, por tanto, no tenía ninguna retribución”, ha señalado. En este sentido, ha subrayado que para él constituye un motivo de orgullo el hecho de que un alcalde pueda tener un trabajo diferente al político “y no tenga que vivir de la política”. Y ha recordado que de los veintiún años que lleva al servicio de la ciudad en el Ayuntamiento, sólo ha cobrado del consistorio durante tres años y medio.

Antonio Román ha incidido en que este cambio de situación no afecta a la gestión municipal ni a su atención a la alcaldía. “El Ayuntamiento está bien dirigido, tenemos muy claras cuáles son nuestras líneas estratégicas, los resultados de la buena gestión económica están ahí y estoy muy contento con la acción que está desarrollando mi equipo de Gobierno”.

Esta situación durará hasta que el sueldo del alcalde sea debatido por el Pleno Municipal. Será en una sesión posterior a la que celebre la próxima semana para aprobar los presupuestos municipales de 2016. Mientras eso se produce, Antonio Román, tal y como ha señalado, seguirá desempeñando su actividad profesional. “Mi compromiso es seguir en la alcaldía de Guadalajara al frente de esta ciudad y con un equipo de gobierno fuerte, cohesionado y que está realizando una buena labor, lo que me hace sentirme orgulloso”.

Según Antonio Román, las críticas realizadas por el Grupo Socialista sobre este asunto “demuestran que todas las veces que dijeron que me había subido el sueldo era mentira, porque el alcalde, tal y como está quedando claro, no tenía sueldo. Ni siquiera había partida presupuestaria ni el pleno había definido la cantidad. También ha quedado  de manifesto que cuando decían que cobraba tres sueldos, me estaban difamando. No cobro retribución alguna del Ayuntamiento desde el 20 de noviembre de 2011, excepto las dietas de 45 euros brutos que cobran los concejales que no tienen retribuciones del Ayuntamiento, por asistencia a plenos o comisiones”.

El alcalde ha señalado que su sueldo depende del pleno y que “si el pleno decide que el alcalde no tiene que cobrar, no cobrará”.

 

Por otro lado, Antonio Román ha aclarado que el presupuesto recoge una partida presupuestaria para dar cobertura a la decisión municipal que se adopte sobre el sueldo del alcalde, una cantidad que, tal y como ha señalado, “es inferior a lo que cobraba el ex alcalde socialista Jesús Alique en 2007”. No obstante, ha subrayado que esa cantidad es sólo un marco y no quiere decir que esa sea la cantidad que vaya a recibir el primer edil. “Depende -ha dicho- de la decisión del pleno”.