El hombre de 62 años que desapareció el pasado sábado de la casa tutelada de mayores de Fuentelsaz (Guadalajara) en la que residía, ha sido encontrado vivo   dos días después, a unos tres kilómetros de este pequeño municipio por un voluntario, en el camino que camino a Algar de Mesa (Guadalajara).

Todo indica que este varón de 62 años, pero que en apariencia representa mucha más edad debido entre otras razones a su delicado estado de salud, se pudo haber caído «tras tropezar», ya que ha sido hallado «boca abajo y le faltaba una zapatilla».

 
Comparte esta noticia: