Vídeo

 

El agua otoñal, desde la desembocadura del Huécar hasta el Juego de Bolos, acuna hojas y reflejos en una nana interminable que riza y envuelve buscando la orilla.