Vídeo e imágenes aéreas

 

En invierno, en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, el hielo hace lo que la temperatura marca permitiendo que, los carámbanos del Nacimiento del Cuervo, los chupitos, busquen la suicida perpendicular cerca del agua mientras se agarran, como pueden, a la toba esponjosa que da color arcilloso al espectáculo casi glaciar.

No muy lejos, las aguas del Júcar se despeñan en la Chorrera del Molino hasta besar la nieve que ha cuajado a ambos lados de su curso alto en busca de Tragacete mientras que, al otro lado, en Las Majadas, unos niños se deslizan a bordo de sus trineos en la eras cercanas a las pecuarias.

Es invierno en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca y, desde el Ventano del Diablo hasta los bosques albares de Beteta, la nieve tapa un tapiz vegetal que engulle lo que le echen.