Dentro de su repaso a lo más reciente del cine español, la tercera jornada de la Semana de Cine trae este jueves a las pantallas de los Multicines, junto a un nuevo pase (a las siete y media en la Sala 3) de la nueva película de Carlos Vermut “Quién te cantará”, el debut como largometrajista de Celia Rico –“Viaje al cuarto de una madre” que se proyectará a las siete en la sala 5–  y uno de los documentales más impactantes de los últimamente rodados en nuestro país, “El silencio de otros” de Almudena Carracedo y Robert Bahar (a las diez también en la Sala 5), acompañados respectivamente, de los cortos Tharib, de Gerard Vidal, “Matria” de Álvaro Gago y “Los desheredados” de Laura Ferrés. La proyección de la película de Celia Rico contará con la presencia de su director de producción Josep Amorós, y la de “Los desheredados” con la de su directora Laura Ferrés.

“Viaje al centro de una madre” y “El silencio de otros”, este jueves en la Semana de Cine de CuencaConcebida, como ha escrito Federico Marín Bellón, como un verdadero “recital de cotidianeidad”, parece mentira que “Viaje al cuarto de una madre” sea, por la rotundidad y precisión de su trabajo, como bien ha señalado la generalidad de la crítica, el primer largo de su directora Celia Rico, si bien es cierto que esta guionista y realizadora ya se había llevado un buen lote de distinciones en 2012 con su corto “Luisa no está en casa” y que fue ayudante de dirección de Claudia Llosa dirigiendo la segunda unidad de su film “No llores, vuela”. El film, volviendo a citar a Marín Bellón, trabaja “un costumbrismo rabiosamente moderno, en una película que sería trasladable a cualquier época y ciudad” apoyado en la espléndida interpretación del dúo formado por Lola Dueñas y Anna Castillo con el eficaz contrapunto actoral de Pedro Casablanc. La película ha comenzado ya a cosechar galardones con el Premio de la Juventud que se le ha otorgado en la edición de este año del Festival de San Sebastián.

Género históricamente relegado en las grandes pantallas, el documental viene sin embargo  afianzando su presencia tanto en la cartelera como en la aceptación por los espectadores, adquiriendo por fin el crédito que sin duda siempre mereció. Buena parte de ello se debe muy probablemente a la contrastada calidad de títulos tan rotundos y tan directamente relacionados con la realidad de nuestro acontecer como “El silencio de otros”. Filmado a lo largo de seis años con un estilo directo e intimista acompaña a víctimas y supervivientes del régimen franquista a medida que organizan la llamada “querella argentina” contra los crímenes y la represión que padecieron. Dirigido, producido y sonorizado por el dúo que conforman  la madrileña Almudena  Carracedo y el estadounidense Robert Bahar que ya firmaron juntos en 2007 el también documental “Made in L. A.”, ha contado con la producción ejecutiva de El Deseo, la compañía de Agustín y Pedro Almodóvar. Premio del Público en la sección Panorama del Festival de Berlín, mención especial del Jurado en la de Documental de Creación del Festival de Derechos Humanos de Ginebra y Gran Premio del Jurado en el Sheffield Doc/Fest, la película, en palabras del crítico Alfonso Rivera, en un film “valiente, emocionante, ágil, necesario y esclarecedor” en torno a una verdad sin duda dolorosa pero que, como también señala “toda democracia necesita esgrimir para crecer con salud, respeto y equidad”.

La oferta de la semana se completa este miércoles con dos nuevos pases de los ya el miércoles proyectados cortos “Matria” y “Tahrib” y de “Los desherados” que, como ya se ha señalado, contará para su presentación con la presencia, en la sesión de las diez, de su directora Laura Ferrés. Premio Goya 2017 al mejor corto documental, Premio en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes de ese mismo año, Premio Gaudí 2018 y con galardones al mejor guión y al mejor actor en el de Alcalá de Henares del 17, y nominada los premios anuales de la Academia de Cine Europeo, la película, documental con ciertos toques de ficción, gira en torno a la figura del propio padre de su realizadora, Pere Ferrés, que a sus cincuenta y tres años se ve obligado a echar el cierre a su negocio, una empresa familiar de autobuses y con él a una etapa de su propia vida, en todo un homenaje a la dignidad del ser humano en tiempos adversos.