El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Carlos Velázquez, ha destacado hoy que la sanidad de nuestra región, para revertir el deterioro de estos últimos tres años, necesita soluciones inmediatas, como las que trae el Partido Popular, y no anuncios y promesas vacías, que es lo único que ha hecho el presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, y sus socios de Podemos.

Velázquez asegura que la Sanidad de Castilla-La Mancha necesita soluciones inmediatas, como las que trae el PP
El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular recuerda que “Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma de toda España con mayor lista de espera”

En la presentación, durante el Debate del Estado de la Región, de una propuesta de resolución en el área de la Sanidad, Velázquez ha lamentado que, por culpa de la errática política sanitaria del Gobierno de Page y Podemos, actualmente “la situación de la sanidad pública de nuestra región ha sufrido un deterioro sin precedentes”, con un ejemplo llamativo, que “Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma de toda España con mayor lista de espera”.

“Los niños de Castilla-La Mancha son los que más esperan de toda España para ser operados, un niño de esta región tiene que esperar tres veces más para operarse que uno de la Comunidad de Madrid, y ayer, ante esta realidad, vimos un presidente de la región con los brazos caídos, resignado, que no presentó ninguna solución a los problemas de Castilla-La Mancha. Frente a ello, pudimos ver un presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, que no se resigna y quiere solucionar los problemas de los niños castellano-manchegos”, ha remarcado el parlamentario popular.

En este sentido, ha recordado que, pese al maquillaje de las listas de espera, “hay 13.000 castellano-manchegos más esperando para ser intervenidos quirúrgicamente que cuando gobernaba el PP”, que Castilla-La Mancha es la única comunidad de toda España que no ha puesto en marcha el reconocimiento de la carrera profesional a los profesionales sanitarios, que no se llevan a cabo las sustituciones de los profesionales y que existe un intolerable caos en las urgencias.

Velázquez ha asegurado que, por desgracia, nunca antes ha habido una legislatura en la que la Sanidad haya tenido que ser tan judicializada como la actual y ha recordado que ese caos en las urgencias ha llevado al defensor del paciente y a los propios médicos a tener que acudir ir a los tribunales, como también han tenido que acudir a la justicia los profesionales por el incremento de las agresiones, que han situado a la región como la cuarta con más agresiones de España; unos tribunales a los que también ha tenido que acudir la propia Junta de Comunidades por el escándalo de las oposiciones, pues “todas las que hacen están marcadas por la sombra de la duda, la sospecha y el escándalo”, ha subrayado.

Por todo ello, el Grupo Parlamentario Popular ha presentado la siguiente propuesta de resolución, que ha sido rechazada en el Debate del Estado de la Región:

PROPUESTA DE RESOLUCION Nº 6.  SANIDAD

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

A pocos meses de finalizar la actual legislatura es momento de realizar balance de lo realizado por el gobierno de PSOE y Podemos en nuestra región, presidido por García Page. La gestión de la sanidad pública en nuestra región merece un análisis especial por tres motivos fundamentales: El primero de ellos es que la atención de la salud de los ciudadanos supone sin lugar a dudas la competencia atribuida a la Junta de Comunidades más sensible y cercana a las personas, ya que afecta de manera directa a sus condiciones de vida y a su bienestar personal. En segundo lugar, y desde el estricto punto de vista de la gestión pública, la sanidad supone el mayor área de gasto en los presupuestos de las regiones. Y En tercero y último, de carácter más político, si ha existido un área en el que los actuales gobernantes han realizado compromisos, promesas y anuncios ese ha sido el de la sanidad.

Si tenemos en cuenta estas circunstancias no es difícil advertir la importancia que tiene la sanidad en un debate del estado de la región que será el último antes de las próximas elecciones y que tiene que servir para poner de manifiesto la situación real de la gestión sanitaria por parte del actual gobierno.

Y la situación real, a pesar de disponer de un mayor presupuesto para gasto e inversión en las partidas presupuestarias de sanidad y SESCAM, es que nuestra sanidad pública está hoy mucho peor que en junio de 2015. Estos más de tres años de gobierno de PSOE y Podemos han sido tres años de deterioro de nuestra sanidad, responsabilidad exclusiva de un gobierno presidido por García-Page al que no le ha importado la sanidad.

La gran mayoría de los datos e indicadores oficiales publicados que permiten comparar la gestión sanitaria de los distintos gobiernos autonómicos, demuestran que el Gobierno de Castilla-La Mancha no solo no ha cumplido con sus compromisos, sino que nos han situado a la cola de toda España en algunas de las áreas que más preocupan y afectan de manera directa a las usuarios y pacientes como las listas de espera.

La sanidad de nuestra región es en estos momentos la segunda peor de toda España en materia de listas de espera de carácter quirúrgico. En algunas de las especiales, como por ejemplo las intervenciones quirúrgicas pediátricas, nadie nos supera en días de espera; un niño castellano-manchego espera tres veces más que un niño madrileño para ser operado en un hospital público.

Pero no sólo hay que hablar del tiempo de espera, sino del número de personas que esperan, que tres años después es notablemente superior a las personas que esperaban al finalizar el gobierno del Partido Popular en junio del 2015.

A ello hay que añadir el maquillaje y falseo de los datos publicados de las listas de espera, como hemos tenido oportunidad de demostrar en varias ocasiones y por lo que PSOE y Podemos se han opuesto a aflorar los datos reales de tiempo y número de pacientes que esperan mediante la realización de una auditoria.

No sólo los datos de lista de espera nos ponen a la cola de las sanidades públicas españolas, también los compromisos asumidos e incumplidos con los profesionales nos sitúan a la cola, como demuestra que en estos momentos Castilla-La Mancha sea la única Comunidad Autónoma que no ha puesto en marcha la recuperación del procedimiento de reconocimiento y pago de la carrera profesional a los trabajadores de nuestra sanidad. Asunto este que no acepta más demoras, no sólo por ser de justicia con la excelente labor que realizan las 24 horas del día nuestros profesionales sanitarios, no sólo por ser un compromiso directo del PSOE y de García-Page, sino porque es una cuestión de estricta voluntad política ya que existe dinero suficiente en el presupuesto para ponerlo en marcha.

La preocupante situación con los profesionales se ve agravada por la inexistencia de cobertura de las bajas por enfermedad, o ausencia por vacaciones o formación, lo que hace que los que se quedan tengan asumir una importante sobrecarga de trabajo que pone en riesgo la calidad en la atención a los pacientes y atenta contra la propia salud de los trabajadores.  Además, no se ha realizado el incremento de plantillas prometido y que es completamente necesario en muchos centros sanitarios de nuestra región.

A todo esto, hay que sumar el caos instalado en muchos servicios sanitarios como las urgencias de los hospitales, derivado de la mala gestión política de los altos cargos de sanidad y SESCAM que han vuelto a provocar que el defensor del paciente tenga que recurrir a la justicia ordinaria. Nunca antes en una legislatura habían terminado en los tribunales tantos asuntos relativos a la sanidad, ya sea el riesgo en la atención sanitaria a los pacientes por el caos en las urgencias o las sospechas de amaños y filtraciones en los procesos selectivos de las ofertas de empleo público.

Es muy llamativa también la ausencia de inversiones en infraestructuras hospitalarias y el incumplimiento de los plazos y demoras injustificadas, así como el incremento de las derivaciones a la sanidad privada.

Por todo ello, y porque la sanidad de nuestra región necesita soluciones inmediatas y no anuncios y promesas vacías de contenido para revertir el deterioro de estos últimos tres años, proponemos la siguiente

RESOLUCIÓN

Las Cortes de Castilla-La Mancha instan al Gobierno regional a:
1. Comenzar con la tramitación con carácter de urgencia de una ley de tiempos máximos de espera, al objeto de que en nuestra región nadie espere más de 90 días para una intervención quirúrgica, 60 para una consulta externa y 30 para una prueba diagnóstica.
Asimismo, constituir una comisión especial sobre el funcionamiento de las listas de espera para conocer la realidad de los datos de tiempos y número de personas de todas las especialidades que realmente están en el sistema.
Por otro lado, incrementar las plantillas de personal al servicio de la atención hospitalaria para aprovechar al máximo los recursos públicos reduciendo lista de espera y derivaciones a la sanidad privada

2. Retomar de manera efectiva la ampliación de los hospitales de Albacete y Guadalajara así como comenzar de manera inmediata con la ejecución del nuevo hospital de Puertollano.

3. Realizar las modificaciones presupuestarias oportunas al objeto de incrementar las partidas destinadas a la atención primaria en nuestra región, con especial atención al incremento de platillas de personal sanitario en consultorios y centros de salud, duplicar los equipos de atención en todos los puntos de atención continuada, garantizar que todas las ausencias de profesionales, cualquiera que sea su motivo, sean cubiertas en un plazo máximo de 24 horas, posibilitar el acceso desde Atención Primaria a todas las Pruebas diagnósticas, lo que supondrá una disminución muy importante del tiempo de espera para obtener información de los pacientes, y por ello una disminución de la angustia que muchas veces supone esta espera.

4. Poner en marcha con carácter inmediato el procedimiento de reconocimiento y pago de la carrera profesional a todos los trabajadores de la sanidad regional, haciendo justicia con este colectivo y dando cumplimiento a los compromisos realizados.

5. Dar cumplimiento estricto a lo dispuesto en el Convenio Sanitario con la Comunidad de Madrid que se encuentra en estos momentos en vigor, aunque se esté incumpliendo por el Gobierno regional, evitando la inseguridad jurídica de miles de pacientes de Toledo y Guadalajara que tienen dudas sobre donde pueden ser atendidos y por supuesto, mejorar la atención sanitaria de los usuarios de la sanidad de la provincia de Guadalajara y del norte de Toledo.

6. Trabajar de la mano de los profesionales para la puesta en marcha de cuantas medidas de protección sean necesarias para evitar en lo posible las agresiones a trabajadores públicos de la sanidad que en estos momentos se encuentran desprotegidos ante la pasividad del Gobierno de Castilla-La Mancha.