“El Ingreso Mínimo Vital es el derecho subjetivo más importante que se aprueba en España desde la Ley de Dependencia. En el PSOE lo incorporamos a nuestro programa Electoral ya en el año 2015, formando parte también de nuestro acuerdo de Gobierno con Unidas Podemos, estando prevista su puesta en marcha para el segundo semestre de este año, algo que se ha precipitado debido a la crisis económica que ha desatado el COVID19”. Así resume Magdalena Valerio, diputada socialista por Guadalajara y exministra de Trabajo y Seguridad Social, la reciente aprobación por parte del Consejo de Ministros de esta nueva prestación social contributiva que pretende acabar con la pobreza en España.

Valerio “El Ingreso Mínimo Vital es el derecho subjetivo más importante que se aprueba en España desde la creación de la Ley de Dependencia”
La diputada del PSOE por Guadalajara, Magdalena Valerio, desgrana el alcance y cómo será la puesta en marcha del nuevo Ingreso Mínimo Vital

“A pesar de tener una de las economías más potentes de Europa, España lleva mucho tiempo conviviendo con unos niveles de pobreza en general y de pobreza infantil en particular que son intolerables” ha señalado Valerio, que recuerda el hecho de que la distribución de la renta entre hogares en nuestro país es de las más desiguales de la UE, “como nos lo ha señalado la propia UE, la OCDE o la ONU, además de diversos Informes de Ong’s y la Encuesta de Condiciones de Vida”. Una radiografía de nuestro país que muestra “el daño sufrido en los años de recesión, y que ahora vuelve a producirse como consecuencia de esta pandemia”.

En palabras de Valerio, el IMV “va a garantizar unos ingresos mínimos a quienes carecen de ellos e implicará una inversión de aproximadamente 3.000 millones de euros al año provenientes de los PGE con el objetivo de paliar la situación de pobreza de uno 850.000 hogares”, lo que viene a ser un total de casi 3 millones de personas que viven en la pobreza en nuestro país (2’3 millones sufren pobreza extrema y 550.000 personas pobreza muy alta), “además siempre con un plus de apoyo para las familias monoparentales, que recibirán un extra de 100 euros mensuales”.

Según los datos facilitados por el Gobierno de Castilla-La Mancha, en nuestra región el IMV podría llegar a entrono las 40.000 familias, de ellas unas 4.000 en Guadalajara, partiendo de que las 2.300 familias que ya perciben el Ingreso Mínimo de Solidaridad de la JCCM recibirán de manera prácticamente automática esta nueva prestación social del Estado. “Las cuantías dependerán de la situación económica de partida de cada persona u hogar, teniéndose en cuenta sus rentas y también su patrimonio”, aclara Valerio, que enfatiza en que podrán percibir el IMV también personas que se encuentren trabajando, pero cuyos ingresos no les permitan llegar a uno estándares mínimos de calidad de vida para sus familias.

La tramitación de este nuevo derecho le corresponderá al INSS, si bien se articularán convenios de colaboración con las Comunidades Autónomas y con los ayuntamientos, ya que “además de la integración laboral de la personas lo que se pretende es conseguir una inclusión amplia, porque a veces la situación de pobreza parte de importante déficits educativos o problemas de salud”, un objetivo para el cual “es fundamental contar con la cooperación de los Servicios Sociales y servicios de Empleo de regiones y municipios, que son los tienen un contacto más directo con las personas en situación de exclusión social y así poder diseñarles itinerarios personalizados de inclusión”. Además, se contará también con la cooperación del Tercer Sector.

Para la puesta en marcha del IMV el INSS hará un cálculo inicial de las prestaciones que les corresponden a todas las familias que ya perciben ayudas por hijos a cargo, las cuales comenzarán a percibir el IMV de forma automática a partir de este mes de junio. Se estima que serán unas 100.000 en toda España, mientras que el resto “podrán solicitarla a partir del 15 de junio, por vía telemática, por correo o a través de una línea 900 que se va a poner en marcha, siendo además su asignación con carácter retroactivo, es decir, que todas las familias a las que se les conceda el IMV hasta el 15 de septiembre recibirán la ayuda que les corresponde por derecho desde el 1 de junio”.

Destinatarios y órganos de control

Respecto a las personas que pueden solicitar el IMV, Valerio recuerda que esta ayuda “no solo se dirige a personas desempleadas o demandantes de empleo, sino también a personas u hogares con ingresos muy bajos o empleos temporales muy precarios, estableciendo una red de protección mínima y común para toda España cuya cuantía asignada en cada caso dependerá de la situación económica del hogar, pudiendo ser incrementada por las Comunidades Autónomos si así lo consideran”.

Podrán solicitar el IMV las personas que tengan entre 23 y 65 años, o desde los 18 si tiene menores a cargo, siempre que se acredite al menos un año de residencia legal en España, siendo el umbral mínimo de renta garantizada de 462 euros al mes para una persona adulta que viva sola y no tenga otros ingresos, y un máximo 1.015 euros al mes. La prestación del IMV que le corresponda a una familia será incrementada en 139 euros por cada persona que forme la unidad familiar, recibiendo las monoparentales un complemento de 100 euros al mes debido a su situación especial. Unas ayudas que se podrán complementar con ciertas actividades laborales, si bien Valerio enfatiza en que “habrá un régimen sancionador tanto para las personas que engañen a la administración como para las empresas que colaboren en ello, del mismo modo que se otorgará un distintivo oficial de responsabilidad social a las que colaboren con el Estado en la inserción laboral de estas personas”.

Respecto al seguimiento y control del funcionamiento del IMV, la diputada y exministra remarca que existirá “tanto una Comisión de Seguimiento, con representación del Ministerio de Seguridad Social, la Vicepresidencia segunda, el Ministerio de Igualdad, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamiento, como un Consejo Consultivo en el que participarán también las entidades del Tercer Sector y las Organizaciones Sindicales y Empresariales más representativas”, realizándose además “una evaluación anual de su funcionamiento por parte de la AIREF, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, porque queremos que esta sea una política pública que realmente llegue a las personas que lo necesitan”.

“El objetivo fundamental del Ingreso Mínimo Vital es reducir los niveles de pobreza severa que hay en nuestro país, haciendo una apuesta por la justicia y la cohesión social que, sin lugar a dudas, es la mayor garantía de la paz y la estabilidad”, ha finalizado Valerio.

 
Comparte esta noticia: