En el marco de la semana de huelga en la empresa “UTE Ambulancias Cuenca”, concesionaria del servicio público del transporte sanitario terrestre en la provincia de Cuenca, este miércoles ha tenido lugar una concentración a las puertas del hospital “Virgen de la Luz” de Cuenca capital, donde convocada por CCOO y USO, han  participado unos cien trabajadores de esta empresa, tanto del servicio Programado (TSNU) como del Urgente, y que en muchos caos se han desplazado desde Pedroñeras, San  Clemente, Motilla, etc.,

Unos cien trabajadores y trabajadoras de la plantilla de “UTE Ambulancias Cuenca” se concentran en la puerta del Hospital Virgen de la LuzA la concentración también se han sumado delegados de CCOO del sector del transporte sanitario de la provincia de Albacete y han asistido representantes de IU, encabezado por su Coordinador Local, Pablo García, y de Podemos, con su Coordinador regional, Jose Luis García Gascón, y la concejala en el Ayuntamiento de Cuenca, M.ª Angeles García.

La presidenta del Comité de Empresa y secretaria de la Sección Sindical de CCOO, M.ª Jose Villanueva, junto al delegado de USO, Jesús Moraga, han dado lectural al manifiesto que se ha elaborado para la ocasión en la que han explicado las razones de esta movilización y huelga, y han insistido en que si no hay acuerdo con la empresa volverán a convocar nuevas fechas de huelga.

Además de reconocer el importante seguimiento de la huelga por parte de los trabajadores del “Programado” que son los únicos que pueden secundarla, al estar los trabajadores del Urgente al 100% de servicios mínimos. Unos servicios mínimos que han calificado de “abusivos” y en los que además están encontrando incidencias en la asignación de servicios que no son “mínimos” junto a servicios de oncología, quimio o hemodiálisis, que si están establecidos como “mínimos”. Cuestiones que están estudiando los servicios jurídicos de CCOO para una posible demanda judicial contra la empresa.

En el manifiesto, aparte de hacer una mención y recuerdo al compañero fallecido a consecuencia del covid-19, se ha dicho literalmente que “Estamos aquí para dejarle bien claro que no vamos a permitir más ataques a nuestros derechos, derechos que desde un principio no han sido respetado, ni cumplidos”.

Y han exigido “que e se cumpla la aplicación del nuevo convenio. ¡¡Ya está bien¡. Estamos cansados de que nos sigan aplicando un convenio colectivo ya de por sí bastante obsoleto, precario y en ultractividad desde diciembre del 2014. A eso le debemos sumar los respectivos incumplimientos llevados a cabo por la concesionaria actual, entre ellos podemos destacar: los incumpliendo salarial, cuadrantes del transporte programado, abuso de trabajadores con contratos en prácticas……”

Y han criticado: “Esa forma de actuar de la empresa para obtener más rentabilidad económica a costa de devaluar las condiciones laborales de los trabajadores mermando sus derechos, y todo ello permitido y consentido con la permisividad de una administración pública regional (SESCAM) conocedora de todo y haciendo oídos sordos y negándose a aplicar medidas sancionadoras de rescate de un servicio público”.

 
Comparte esta noticia: