Este fin de semana, y hasta ayer lunes, se ha dado cita en Sigüenza la IV Asamblea de Castilla La Mancha de la organización internacional de cocineros Euro-Toques. La delegación regional eligió Sigüenza, y más concretamente el mágico lugar que es la Ermita del Humilladero, como sede de un evento en el que durante un par de días se han construido sinergias creativas, y donde se han  presentado proyectos gastronómicos con un objetivo único: la defensa del patrimonio culinario manchego.

A esta IV Asamblea han acudido algunos de los mejores cocineros de la región, entre los que se encontraban Enrique Pérez (Restaurante El Doncel de Siguenza), Mario de Lucas (Restaurante Lino de Guadalajara), Adolfo Muñoz (Restaurante Adolfo Toledo en su calidad de delegado regional de Euro-toques), Quique Cerro (delegado de Euro-Toques Albacete), Carlos Torres (Grupo Torres Villacañas), César (La Posada Albacete), Javier Donaire (El Mirador de la Mancha Ciudad Real), y cocineros invitados de otros puntos de España como Óscar García, del restaurante Baluarte (Castilla y León), Domingo Álvarez, delegado de Euro-Toques Extremadura o Alberto Lozano del Restaurante Río Piedra.

La Asamblea se celebró en medio de un  ambiente productivo, relajado, distendido y cordial. El evento contó además con la presencia de miembros de la Junta Directiva de Euro-Toques España, con personalidades culinarias de la talla del guipuzcoano Ramón Roteta, hacedor de una estrella Michelín.

Además, la Asamblea distinguió con un detalle al alcalde de Siguenza por la colaboración prestada en la organización, que fue seguida por la entrega del premio, patrocinado por la empresa de cuchillería ARCOS, a una de las personas que más está colaborando con Euro-Toques España, como es José María Cervera, gerente de la empresa MAKRO España. La entrega de premios resultó emocionante. Los laureados no dudaron en alabar la labor que desde Euro-Toques Castilla-La Mancha se está haciendo por defender la gastronomía y la unión de los cocineros en torno a la defensa del producto local.

Desde su nacimiento, la organización internacional de cocineros Euro-Toques, que integra a más de 3.500 cocineros de 18 países y está presidida por Pedro Subijana, tiene un objetivo claro que es proteger la calidad y el sabor de los alimentos, promover el buen hacer de los artesanos de la alimentación y proteger el patrimonio culinario que cada provincia tiene.

Enrique Pérez, chef del Restaurante El Doncel de Siguenza y Mario de Lucas, que lo es del Restaurante Lino de Guadalajara, ejercieron el papel de anfitriones de una amplia degustación posterior en la que fue protagonista la trufa doncelina. Por cortesía del Ayuntamiento de Sigüenza, los asistentes disfrutaron de una visita guiada a la ciudad en la que se incluyó, naturalmente, las explicaciones y visita al icono de Sigüenza, la estatua funeraria de El Doncel.