Un cabanillero integra una expedición al desierto de Marruecos, acompañando a personas discapacitadas
Un equipo de nueve personas, con el coach Nacho Redondo, de Cabanillas del Campo, ha cubierto una carrera de más de 100 kilómetros por el desierto, y escalado a la cumbre del pico más alto del Atlas, dentro del “Proyecto Incompletos”

Un vecino de Cabanillas profesional del coaching, Nacho Redondo, ha culminado en días pasados una interesante iniciativa solidaria y deportiva, como reto de superación personal para personas discapacitadas. Redondo viajó a Marruecos acompañado de un grupo de otros ocho componentes, de los cuales varios de ellos eran discapacitados, o habían padecido alguna enfermedad. Se trataba de participar en una carrera a través del desierto, y de ascender al pico más alto del país, en la cordillera del Atlas.

“Se trata de un proyecto que hemos denominado ‘Incompletos’, porque está destinado a gente que le falta alguna parte de su cuerpo por cualquier motivo, a los que ayudamos a superar retos personales pese a sus dificultades”, explica Redondo. Hay que reseñar que en el grupo expediciario viajaban un invidente, ciego de ambos ojos a causa de sendos cánceres en los globos oculares; y otro paciente oncológico, que cubiró las etapas sin aparato digestivo.

 

En concreto, la expedición recorrió 103 kilómetros de carrera por el desierto del Sáhara, en tres etapas, mientras que el cuarto día ascendió al Pico Toubkal (de 4.167 m. de altitud), en la cordillera del Atlas, donde Redondo no se olvidó de inmortalizar el momento posando con la bandera de su pueblo. El Ayuntamiento de Cabanillas colaboró con la aventura de este vecino aportándole diverso material de merchandising (camisetas y abanicos) que Redondo pudo repartir en su viaje por distintas poblaciones marroquíes.