El Sector de Enseñanza de la Federación de Empleados y Empleadas Públicos de UGT en Castilla-La Mancha (FESP-UGT CLM), exige a la Inspección Genral de Educación que cese su maltrato hacia los orientadores de CLM ante las múltiples incidencias que están comunicando numerosos responsables de orientación al sindicato.

UGT reclama a la Inspección General de Educación que cese su maltrato hacia los orientadores de CLM
Pide que la Inspección General anule las decisiones de las inspecciones provinciales en lo relativo a desestimar itinerancias, que se aliquen la reducción de jornada por cada centro distinto en el que se trabaje y el abono del kilometraje en jornada laboral.

En concreto se trata de los orientadores de Infantil y Primaria que atienden centros entre distintas localidades; a estos  los servicios de Inspección provinciales les desestiman el pago de los desplazamientos que realizan entre localidades, así como la eliminación de las reducciones horarias correspondientes por itinerar y/o compartir centros, con la excusa que estos profesionales trabajan por ámbitos de actuación y no es aplicable el régimen de itinerancias.

Desde UGT manifestamos que el Acuerdo de itinerancias firmado por las organizaciones sindicales y la Administración, el 8 de junio de 2001, señala que se considerarán itinerantes los funcionarios docentes que realicen sus funciones en centros de diferentes localidades, sin especificar Cuerpo alguno o especialidad, trabajen por ámbitos de actuación, por ámbitos interdisciplinarios, o por competencias.

Por ello entendemos que el Acuerdo debe aplicarse a los orientadores y orientadoras, y a las profesoras y profesores del Cuerpo de Profesores Técnicos de Servicios a la Comunidad, aplicando las horas de reducción correspondientes fijadas el 8 de septiembre de 2014 y abonando el Kilometraje que el profesorado realice efectivamente a lo largo de la jornada laboral.

Desde el Sector de Enseñanza FESP-UGT CLM, exigimos que se respete el Decreto 66/2013, de 3 de septiembre, de orientación y atención a la diversidad en nuestra región que establece que la orientación se rija por los principios de prevención, contextualización e intervención interdisciplinar, hecho que requiere planificar las intervenciones de antemano en un marco de igualdad de oportunidades y acceso universal. No se debe poner nunca en riesgo esta igualdad de oportunidades por motivos economicistas o de oportunidad de la Administración, impidiendo que sea el criterio técnico del responsable de orientación o el profesorado técnico de servicios a la comunidad, el que prevalezca, imponiendo una reducción de la intervención necesaria desde los Servicios de Inspección.

UGT apuesta por la erradicación de prácticas caciquiles y autoritarias en la Inspección de Educación de Castilla – La Mancha y por que se  desempeñen las tareas de supervisión asegurando el cumplimiento de la ley sin hacer interpretaciones jurídicas que exceden de sus competencias, además de reforzar sus tareas de información, asesoramiento y coordinación de servicios que intervienen en los centros, propios de una Inspección moderna propia de los países europeos de nuestro entorno.

De persistir en la actitud actual, por parte de la Administración UGT exigirá la depuración de responsabilidades por parte de aquellos que están tomando decisiones contrarias a la ley en materia de itinerancias, en los órganos administrativos y judiciales pertinentes.

Así mismo, UGT desea mostrar su solidaridad y apoyo al colectivo de orientadores/as y profesores técnicos de servicios a la Comunidad, elevando las demandas de los mismos a los órganos administrativos oportunos.