La Guardia Civil de Cuenca, dentro del marco de la Operación ´Senex´, ha detenido a tres personas de 50, 48 y 30 años de edad y de nacionalidad rumana, como presuntos autores de varios delitos de estafa a una anciana de 93 años a la que presuntamente habrían estafado un total de 489.000 euros.

Así, según ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado, la investigación se inició en marzo de este año, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento que estas tres personas, miembros todos ellos de una misma familia –padre, madre e hija–, podían haber privado de todo su patrimonio financiero e inmobiliario a una anciana de 93 años.
Ante la gravedad de los hechos, se hizo cargo de su esclarecimiento el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Tarancón. Tras la investigación y las distintas gestiones llevadas a cabo, los investigadores lograron determinar el ´modus operandi´ de los autores para conseguir privar a esta anciana de todo lo que poseía.
Primeramente, estas personas, que convivían con la anciana en una casa de su propiedad, consiguieron que otorgara en testamento como heredero universal al padre de esta familia, obteniendo también, unos meses más tarde, un apoderamiento general otorgado por la misma.

Vendió sus fincas

La Guardia Civil pudo comprobar que tras estas acciones, la víctima vendió todas sus fincas rústicas obteniendo un beneficio de más de 289.000 euros, de los cuales y tras los movimientos bancarios realizados por el autor al figurar como autorizado, le dejó la cuenta vacía.
Además, la anciana vendió también cuatro viviendas que poseía, entre ellas en la que residía, por un valor de 200.000 euros a los miembros de esta familia, de los cuales 80.000 fueron pagadas por ellos con el dinero que procedía de las cuentas bancarias de la víctima, no llegando a recibir tampoco el resto del dinero.
Tras una investigación el equipo de Policía Judicial de Tarancón, logró desarticular a este clan familiar que se prevaleció de su situación de superioridad frente a la víctima, una anciana de 93 años, a la cual dejaron sin dinero ni propiedades.
Por todo ello la Guardia Civil procedió a su detención por un delito de estafa, ascendiendo el valor de la misma a 489.000 euros. En esta operación se han intervenido además dos viviendas y tres vehículos.