Tierra Comunera insta al Gobierno regional a que deje de jugar con la vida de los guadalajareñosEl PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) recuerda que hace escasos dos meses se temía que una nueva crisis sanitaria encontrara de nuevo a Guadalajara sin medios adecuados para afrontarla con suficientes garantías tanto para el personal sanitario como para los pacientes. PCAS-TC lamenta que se vayan confirmando estas malas previsiones a tenor de los nuevos brotes y contagios que se suman cada día. De hecho, Guadalajara ha sido señalada nuevamente en las listas negras de la pandemia, como recientemente han destacado desde Bélgica, un país que impone restricciones a los viajeros que nos visiten.

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) considera que no hay justificación política posible ante estos acontecimientos. En marzo la evolución de la pandemia era algo demasiado nuevo para todos y se podía aceptar que se actuara en algunos momentos con la improvisación del que no sabe a lo que se enfrenta. Sin embargo, esta carencia de previsión no se sostiene en las circunstancias actuales y la experiencia acumulada.

Para PCAS-TC tampoco sirve ya que el ejecutivo autonómico se continúe escudando en el recurso manido de la “herencia” de recortes en medios sanitarios públicos que les dejó María Dolores de Cospedal. PCAS-TC le recuerda al PSOE que hace ya cinco años que se hizo con el gobierno en Castilla-La Mancha, plazo más que razonable para revertir los cierres de centros sanitarios y farmacias acaecidos durante la etapa del gobierno popular. Para PCAS-TC, la responsabilidad de los precarios medios que sufre la sanidad provincial recae inexcusablemente sobre la Consejería de Sanidad.

Por lo tanto, PCAS-TC exige la reapertura inmediata de los centros de salud del entorno rural y su dotación de medios para ejercer una labor eficaz: no sólo por la situación actual de pandemia, sino también por el derecho a una sanidad pública y de calidad de los habitantes de nuestros pueblos. El medio rural de Guadalajara ha sido testigo de cómo se le arrebataba ese derecho al no ser considerado “rentable” desde instancias superiores. PCAS-TC recuerda que lo público se paga con el dinero recaudado previamente y los habitantes del mundo rural pagan impuestos como cualquiera.

Desde PCAS-TC se cree que es momento de que el presidente autonómico Emiliano García-Page deje de vender humo y comience a actuar: como preocuparse menos de los asuntos judiciales catalanes y más de los sanitarios de la autonomía que gobierna; como instar a la Junta para diseñe un protocolo que garantice la seguridad tanto del personal docente como del alumnado ante el inminente comienzo del próximo curso académico en vez de insinuar que los maestros solo quieren más vacaciones; o que la administración deje de ir a rebufo de la Covid-19 y disponga con antelación de toda la logística necesaria para afrontar el duro otoño que se presenta, evitando de ese modo la pérdida del mayor número de vidas posibles.

 
Comparte esta noticia: