El acuerdo entre el PSOE y ERC parece ser el último acto, pero no el único, de una mala comedia de enredo, en la que todo vale con el único fin de que el protagonista se salga con la suya, aún a costa de dejar vendidos a todos los participantes incluidos los espectadores.

Yolanda Ramírez

Digo que no es el único, aunque sí el más trascendente y a la vez denigrante, porque también incluye las dádivas al único diputado de Teruel Existe y la amenaza de desestabilizar el Gobierno de Cantabria, entre otros, que, pese a que Revilla no sea ´santo de mi devoción´ me parece un acto más de todo vale, para conseguir lo que una persona quiere.

Otros antes que yo han analizado el contenido del acuerdo, por lo que no es a eso a lo que voy a dedicar mi opinión, sino a la demostrada falta de altura política del señor Sánchez, que implica, no sólo poner en riesgo buena parte del entramado institucional de nuestro país, sino incluso la unidad de su propio partido, en el que cada vez más voces se alzan contra esa lógica de, no importa lo que me lleve por delante con tal de salirme con la mía.

Poner en entredicho la integridad territorial, el entramado institucional, la división de poderes, el conjunto de nuestra economía y, por tanto, el bienestar de todos los ciudadanos, incluso la unidad de su propio partido, parece más la obra de un megalómano que de un hombre de Estado.

Hablando de esto último, parece que el Sr. Page aún conserva la cabeza sobre los hombros, al menos en este asunto, y manifiesta su “voluntad de defender la igualdad de todos los españoles, afirmando que lo que afecta a todos debe ser objeto de valoración y votación por todos.”

Esto, a mi juicio, le compromete a tener las más absolutas garantías de que su interpretación de lo manifestado por el portavoz del Gobierno en funciones “en el sentido de que cualquier diálogo estará siempre dentro del marco de la Constitución y que el derecho de autodeterminación no será objeto de negociación” se ajuste estrictamente a la verdad, porque de lo contrario, estará en la obligación de que él, y los diputados de Castilla la Mancha en el Parlamento Nacional se opongan a la investidura, como la única manera de impedir este desafuero.

Sin embargo, según las últimas informaciones, parece que esto no va a ocurrir porque los diputados del PSOE de Castilla- La Mancha, sin ningún espíritu crítico –el pesebre tira mucho- van a votar sí a la investidura, sin ninguna garantía de que lo firmado con ERC no comprometa ni a los principios de nuestra democracia, ni el respeto a nuestra Constitución, y si no a la unidad territorial, sí a la igualdad de todos los españoles, ya bastante comprometida por las desigualdades regionales, tal y como específicamente ocurre en el caso de Guadalajara.

Desde Contigo Somos Democracia, y desde la centralidad que defendemos, consideramos imprescindible que el legítimo derecho a buscar los apoyos necesarios para alcanzar la investidura no lo sea a costa de poner en cuestión y vulnerando principios democráticos tan básicos como el de que, lo que afecta a todos sea decisión de todos y no de unos pocos. Esto es un principio democrático irrenunciable.

Artículo de opinión deYolanda Ramírez – Portavoz de CONTIGO Somos Democracia en la provincia de Guadalajara y concejal por esta formación en El Casar-Mesones.