El  5 de julio, es  día más triste de España, porque es el aniversario de las dos leyes de aborto   que han acabado con dos millones de vidas humanas no nacidas y han dejado serias heridas en el alma y en el cuerpo de muchas mujeres, y también hombres. La muerte de los inocentes no es legítima, aunque sea legal, y este grito silencioso de los social y mediáticamente olvidados pesan en la conciencia de muchas personas y de España. No miraremos hacia otro lado, ni ahogaremos grito silencioso. No dejaremos de luchar por una ley que proteja siempre a todos y cada uno, sin peros ni condiciones, ni dejaremos de ayudar a las madres que lo necesiten. Es cierto que no podemos recuperar esas vidas, pero sí podemos evitar que se siga destrozando a los hijos en el vientre de su madre y convertir el arrepentimiento de muchos en motor de cambio, en instrumento para abrir los ojos y los corazones.

Sobre el aniversario de las dos leyes de aborto en EspañaLa vida de los que ya no están  no puede olvidarse ni ignorarse. El holocausto silencioso de cada día, los negocios a costa de la vida y el dolor ajenos,  deben terminar. La pérdida de una vida duele demasiado, nadie puede ocupar el hueco terrible que deja en nosotros y eso, hoy lo estamos viviendo en cada casa.

No bajemos  los brazos aunque parezca todo perdido, porque no lo está. Muchos durante décadas no  han dejado de luchar; nunca tan pocos hicieron tanto. GRACIAS, de corazón a todos ellos, por haber mantenido la antorcha encendida. Que el amor a la vida de todos sea el acicate que nos empuje a no parar, a mostrar la verdad y trabajar por la vida. La historia puede cambiar su rumbo en cualquier momento, y en gran medida depende de nosotros.

Opinión de Alicia Latorre, presidente de la Federación Española de Asociaciones Provida

 
Comparte esta noticia: