Con la llegada de la pandemia y medio mundo obligado a vivir en cuarentena, los microcréditos se han convertido en una opción atractiva ante la situación de emergencia. Este tipo de financiación rápida, caracterizada por no exigir muchos requisitos para su aprobación pueden ser un arma de doble filo para quienes no los entiendan.

Los minicréditos pueden tener un TAE de más de 4000%, siendo considerado usura todo aquel préstamo que esté por encima del 20% TAE. Pero, por suerte, si has pedido un minicrédito, tienes que saber que se pueden reclamar. El equipo de Sin Comisiones está ayudando a sus usuarios a comprender los factores a considerar a la hora de solicitar un microcrédito.

Factores de riesgo en los Minicréditos

Altos Intereses

Sincomisiones.org nos advierte que pedir un minicrédito nunca debería ser una opción en caso de necesidadIrónicamente, uno de los mayores riesgos que representan este tipo de micro financiamientos es una de sus principales ventajas, la facilidad de su aprobación. Al ser aprobados sin mayores requisitos, significa que la entidad financiera está corriendo un alto riesgo, y altos riesgos en finanzas son sinónimos de altos intereses. Las altísimas tasas de interés que pueden regir sobre los microcréditos representan un factor de riesgo para quienes los contratan.

Al prescindir de estudios valorativos de crédito y aprobarlos casi de forma automática (muchas veces dentro de las primeras 24 horas) inevitablemente se termina aprobando préstamos a quienes no lo pueden pagar. Y así, se genera endeudamiento. Si bien el crédito pudo haber servido para resolver la necesidad, ahora tenemos una deuda que no para de crecer por sus enormes intereses.

Falta de transparencia

El método que utilizan algunas compañías que ofrecen microcréditos es la falta de transparencia.

  • Mediante información confusa, utilizando un leguaje severamente técnico, desinforman a los usuarios que carecen de conocimientos en materia financiera convenciéndolo de estar tomando una buena decisión.
  • Otra táctica que se utiliza es el suministro de información incompleta, los usuarios solamente leen una parte del contrato, donde se expresa de forma parcial cómo se realizará el cobro de los intereses y las posibles variaciones que este pueda adquirir a lo largo de la relación contractual.
  • Las letras pequeñas son uno de los artilugios más comunes de este tipo de contratos. Quienes solicitan minicréditos lo hacen por la rapidez del proceso de aprobación, y ante ese apuro obvian leer con detenimiento las condiciones que establece la empresa de financiamiento.

Acoso por parte de la entidad

Se ha reportado que distintas entidades financieras de minicréditos ejercen prácticas abusivas a través de llamadas telefónicas y correos electrónicos que han llegado a ser calificadas cómo acoso. Entre ellas:

  • Llamadas consecutivas e insistentes en cualquier momento del día.
  • Llamadas a altas horas de la noche.
  • Llamadas y correos electrónicos a la oficina o lugar del trabajo del deudor y/o familiares.
  • Llamadas de voz con tono intimidante buscando generar miedo.

Controversias Jurídicas de los minicréditos

Los minicréditos llevan años convirtiéndose en un tema candento en los tribunales de toda España. Especialmente desde el 2015, año en el que el Tribunal Supremo declaro a estos junto con los créditos personales, microcréditos y tarjetas revolving como usura cuando los intereses superan ciertos porcentajes, generalmente el 20%. Sin embargo, algunos usuarios han llegado a reportar tasas de intereses que alcanzan los 2000% y hasta 4000%, una cuestión indudablemente ilegal.

Este popular tipo de financiación llamó la atención de jueces desde que un hombre llevó su caso ante los tribunales. Se alegaba que una deuda cuya totalidad era de 2.000 euros y que venía cancelando a plazos de 200 euros durante meses, pero el saldo pendiente apenas había disminuido unos 200 euros.

Mediante jurisprudencia también ha quedado establecido el limite que tendrán los intereses moratorios, estos están establecidos por la ley, es decir que, si no se expresen en el contrato pueden ser reclamados. Sin embargo, muchas entidades faltan al cobrar intereses moratorios abusivos, la jurisprudencia estableció que los minicréditos no podrán superar el 20% del total del préstamo.

Hace un par de meses el Tribunal Supremo ha declarado como usurarios los intereses de las tarjetas revolving. Noticia fue casos como el de Wizink, que realizaba préstamos con un TAE del 26,84% y cuyos intereses rápidamente ascenderían hasta llegar al 27,24%.

Asesorarse antes de contratar es lo ideal

La mejor herramienta que tienen los usuarios frente a las entidades financieras es la información. Asesorarse bien ya sea a través de sitios web especializados como el de Sin Comisiones o con un abogado especialista es esencial para evitar el sobre endeudamiento y la salud financiera, así como en ocasiones, la salud mental.

Es por todos estos motivos que nunca se recomienda solicitar un crédito de este estilo, aunque se esté ante una situación de emergencia. Porqué si bien son una fuente rápida de conseguir un poco de liquidez, los altos intereses remuneratorios y compensatorios que cargan este tipo de préstamos tienden a ser usurarios.

Si quieres saber más puedes leer este artículo que te asesora sobre como reclamar una tarjetas revolving.

 
Comparte esta noticia: