Inauguración Teresa García

Hasta el próximo día 23 de julio se puede admirar, en la Ermita de San Roque, una magnífica selección de 40 óleos de la pintora Teresa García, cedidos por su familia y procedentes de colecciones privadas. Una muestra que fue inaugurada por el presidente de Sigüenz(A)rte, Javier Fúnez , y por la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino en la Ermita de San Roque.

“Después de lo que hemos vivido con la pandemia, supone una gran alegría poder abrir de nuevo espacios públicos y llenarlos de cultura y de arte”, señalaba Merino. La alcaldesa ha afirmado también que “vamos a enmarcar todos estos hitos culturales en los prolegómenos del IX Centenario, así como también deben servir para lograr el objetivo de que Sigüenza se convierta en Patrimonio de la Humanidad”. Por último, la regidora daba la bienvenida a la exposición y el resto de las que vendrán en julio, agosto y septiembre de la mano de la Asociación. “Gracias a Sigüenz(A)rte por vuestro esfuerzo.  Podéis contar con este Ayuntamiento para apoyar todo lo que tiene que ver con cultura y arte”, terminaba.

Por su parte, el presidente de Sigüenz(A)rte, ha recordado que la asociación había organizado hasta ahora propuestas musicales, aunque ya había hecho algún coqueteo anterior con la pintura. En este sentido, Fúnez citó la iniciativa “Pinta la música” que se llevó a cabo con alumnos de los colegios Ursulinas y SAFA. Con este precedente, y motivados por la necesidad de hacer homenajes a dos queridísimos pinceles en la Ciudad del Doncel como son los de los fallecidos Máximo Robisco y Teresa García, surgió la idea de este ciclo, en el que se incluye también a otros dos grandes pintores como son Emilio Fernández Galiano y Dimas Fernández. Los cuatro son seguntinos de adopción.

Fúnez ha agradecido el patrocinio del Ayuntamiento para la organización del ciclo de exposiciones, y se ha referido a que es el deseo de Sigüenz(A)rte que la iniciativa forme parte de la candidatura de la ciudad para convertirse en Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Sobre Teresa García

Mi obra no es narrativa, tiene el fulgor de la chispa existencial cuando da con su destino: su contemplador (Teresa García)

Teresa García nació en Toledo. Se formó en la Escuela Superior de Arquitectura. Fue profesora de Dibujo y de Teoría del Dibujo. “Era genial como persona”, destacaba con gran cariño Fúnez en la presentación. Se dedicó al arte y a la pintura. Y, cuando dejó la vida laboral, se vino a vivir a Sigüenza. “La obra de Teresa tiene un fondo de dibujo perfecto, de gran calidad, sobre el que pintaba”, ha explicado el presidente de Sigüenz(A)rte. A medida que avanzó en su trayectoria artística, “perdía importancia el trazo y lo ganaban el color, el volumen y la textura”. Su primera época es figurativa. Esta etapa está magníficamente representada en la exposición, con una muestra de varios paisajes urbanos seguntinos. Evolucionó hacia una abstracción posmoderna. “Se había prohibido el cielo a sí misma, los azules, pero después de un viaje a Cádiz, los recuperó para su arte”, explicaba Javier, que ha citado también, por expreso deseo de la familia de Teresa, a tres grandes amigos seguntinos de la pintora, Manolo Hurtado, Julián Marcos, de quien hay un retrato en la muestra, y Luis Javier Treceño.

Además de participar en numerosas exposiciones colectivas, Teresa García expuso individualmente en la Galería Orfila de Madrid, en 1991, 1994, 2003 y en Sigüenza en la sala Plazuela de la Cárcel cada año entre 1997 y 2014.

Ella misma definía su arte, en el año 2003. “La tierra y el aire son los elementos de mis paisajes abstractos, faltan el agua y el fuego, quizá por no vividos. La dialéctica que establezco no es única y esencialmente visual, ni se confina el mundo artístico. Me dirijo al corazón del ser atemporal, a un latir que identifica el ser en Altamira con el ser del futuro. Prescindo de citas culturales y siento la tierra, el viento y la humedad, las tensiones, la densidad, la agitación, el misterio y la desolación. Mi obra no es narrativa, tiene el fulgor de la chispa existencial cuando da con su destino: su contemplador”.

La exposición va a estar abierta entre los días 18 y 23 de julio 2020 en la Ermita de San Roque, y los horarios de visita son sábado, de 12 a 14 horas y de 19 a 21 horas. Domingo, de 12 a 14 horas. De lunes a jueves, de 19 a 21 horas.

 
Comparte esta noticia: