“Saber de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos” fue el objetivo de la reunión científica que celebraba el servicio de Oncología Médica del Hospital de Guadalajara con motivo de sus 20 años de funcionamiento. Así lo expresaba el jefe del servicio, Javier Cassinello, durante un encuentro que reunió a los distintos profesionales del área y donde se repasó la evolución y el futuro de la especialidad.

Durante el encuentrReunion Oncologia 20 años_2o, ponentes llegados de toda España expusieron temas como la relación entre síndrome metabólico y riesgo de cáncer, Big Data en Medicina y Oncología, o Inmunoterapia, además de analizar la evolución de la Enfermería oncológica y las novedades en el tratamiento de distintos tumores.

El acto contó con la presencia del gerente del Área Integrada de Salud de Guadalajara, Lucio Cabrerizo, que destacó el acierto de celebrar una reunión científica ya que “un acto académico es el mejor formato para la celebración”. Cabrerizo incidió además en la dignificación en el trato al paciente y que se plasma de un modo especial en la atención al paciente oncológico.

“La forma de aproximarnos al enfermo hay que practicarla con cercanía y empatía, desde el susto del diagnóstico, la hipoteca de su horizonte vital”, señalaba el gerente. Asimismo, destacaba que “con el tratamiento a estos pacientes ahora curamos más pero sobre todo cronificamos”, lo que conlleva una serie de problemas secundarios con los que el paciente debe convivir y que “también debemos atender”.

Por su parte, el director médico destacó el apoyo del Gobierno regional a la Oncología, que evidencia el hecho de que “los primeros esfuerzos de la actual Gerencia se han dirigido a la mejora del Hospital de Día”.

El servicio de Oncología Médica se ha ido adaptando a las nuevas demandas asistenciales y atiende a unos 800 nuevos pacientes cada año frente a los 350 de media de sus comienzos, y realiza seguimiento a más de 7.000 pacientes. La mejora de la farmacoterapia y la reducción de los efectos secundarios asociados a la medicación hace que hoy se traten más casos y que la enfermedad tienda a cronificarse.

Este aumento en el número de pacientes ha tenido también un reflejo en el número de profesionales que les tratan: de dos oncólogos y dos enfermeras en sus inicios a siete oncólogos y 14 enfermeras, además de los residentes o auxiliares con que cuenta el servicio en la actualidad.

 
Comparte esta noticia: