Manuel Rodríguez, conocido artísticamente como Maese Cosman, recibió ayer el premio internacional Ángeles Gasset de las Morenasdurante la celebración del festival Titiricuenca 2019 por una vida dedicada a la marioneta.

¿Se acuerdan del Chupagrifos Su creador, Maese Cosman, ha recibido en Cuenca el premio Ángeles Gasset por su trayectoria titiritera
Fotografía: Álex Basha

Con este premio el mundo del títere quiso reconocer la trayectoria de Maese Cosman durante más de sesenta años recorriendo las ciudades de España y Europa representando al clásico personaje Chupagrifos en actuaciones que llegaban a reunir a miles de personas.

El acto de entrega se celebró en la Iglesia de San Miguel de Cuenca dentro del festival de títeres Titiricuenca 2019 que hoy finaliza en la ciudad conquense. Con este premio, la comunidad titiritera quiere reconocer a aquellos de sus miembros con una destacada trayectoria. Un premio que fue entregado por Amparo Ruiz Martorell, de Teatro Bagatela,y Ángel Suárez, director del festival.

Esta primera edición del premio Ángeles Gasset quiso reconocer la trayectoria de Maese Cosman, retirado de los escenarios hace dos años, que durante el acto de entrega del premio recordó algunas de las anécdotas vividas durante su larga carrera titiritera. A sus setenta y nueve años, aún tiene la energía suficiente para no descartar alguna actuación de despedida de Chupagrifos, pues sigue sintiendo el gusanillo de los escenarios.

Durante el acto de entrega al que asistieron numerosos titiriteros reunidos estos días en Cuenca, se proyectó un vídeo realizado por Ángel Suárez que recogía algunas de sus últimas actuaciones, fotografías de su trayectoria profesional e imágenes de los actos y homenajes recibidos en los últimos años.

Este premio internacional, que tiene vocación de continuidad, tratará de reconocer a aquellas personas que hayan tenido una relevancia especial en el ámbito del títere y lleva el nombre de Ángeles Gasset de las Morenas en homenaje a la maestra española cofundadora del Colegio de Estudio de Madrid, que trató de mantener durante la época franquista el espíritu pedagógico de la Institución Libre de Enseñanza, pero sobre todo, por ser pionera en utilizar las representaciones de marionetas dentro del ámbito escolar como herramienta pedagógica.

Durante el acto, Ángel Suárez, presidente de la Asociación de Amigos del Teatro de Cuenca y director de Titiricuenca, anunció la aportación de Maese Cosman de numeroso material fotográfico y recortes de prensa sobre su trayectoria para su estudio y para la elaboración de material audiovisual que difunda la labor de este artista imprescindible para entender el títere español de los últimos sesenta años.