Salinas se compromete a construir el próximo año una piscina cubierta para Cabanillas
“La operación de saneamiento de las arcas municipales llevada a cabo esta legislatura nos permite ahora acometer un proyecto con recursos propios y con gestión municipal”

Cabanillas del Campo tendrá la próxima legislatura una piscina cubierta si José García Salinas sigue al frente de la Alcaldía. El candidato socialista a la reelección asegura que “ahora es el momento de impulsar con todas las garantías un proyecto muy ambicioso y demandado por los vecinos”, que se llevará a cabo con recursos propios y que tendrá un modelo de gestión municipal directa. Las obras de esta piscina cubierta comenzarán a ejecutarse en el ejercicio de 2020 y las instalaciones incluirán también un gimnasio.

“La operación de saneamiento de las arcas municipales que hemos llevado a cabo durante esta primera legislatura en Cabanillas nos permite tener la capacidad para afrontar este proyecto con recursos propios”, asegura Salinas, que recuerda que su solvente gestión municipal ha logrado eliminar la deuda bancaria de 5 millones de euros que se encontró al desembarcar en la Alcaldía en 2015, así como encadenar superávit al cierre de todos los ejercicios.

“No hemos querido hacer esta anuncio hasta estar convencidos de su viabilidad y de que el proyecto no comprometía la salud de nuestras cuentas municipales”, subraya Salinas, que, con sentido de la responsabilidad, ha esperado para proyectar esta infraestructura a consolidar la economía local, en parte gracias al impulso dado a la actividad empresarial -en la que ya es la segunda expansión industrial de la historia del municipio- y con la reducción de la tasa del desempleo al 11%.

Un modelo público

El modelo de gestión por el que apuesta Salinas para esta infraestructura pasa por la gestión pública del recurso y de la plantilla, a través de la empresa municipal Suvicasa. Un modelo totalmente opuesto al que en su día planteaba el PP, con una infraestructura de gestión privada por 75 años que obligaba también a privatizar los servicios deportivos del municipio y que, en caso de abandono, obligaba al Ayuntamiento a salir al rescate.

La opción que llevará adelante Salinas supone un mayor esfuerzo inversor por parte de las arcas municipales, pero con las garantías de que los servicios seguirán siendo públicos. Además, el candidato socialista garantiza que se mantendrán los puestos de trabajo de los profesionales que ya los prestan, incrementando sus contratos hasta las 40 horas semanales y con una ampliación de la plantilla para cubrir los nuevos servicios.

Salinas es contundente al asegurar que la puesta en marcha de esta piscina cubierta no va a suponer la desaparición de los servicios municipales de deportes que existen en la actualidad y que durante la presente legislatura han sido gestionados de forma directa con un notable incremento de los usuarios del polideportivo, lo que ha llevado también a presupuestar para este año la construcción de un Centro de Fitness.