Si en lo que resta de mes, el Ayuntamiento de Guadalajara no recibe comunicación de la Consejería de Fomento de la Junta de Comunidades de Castilla -La Mancha, sobre su deber de rehabilitar las naves del Fuerte de San Francisco, el alcalde de la capital, Antonio Román, instará a los servicios jurídicos municipales para que acudan a los tribunales y exijan la ejecución inmediata de la sentencia.

Román se muestra exultante “La sentencia sobre las naves del Fuerte de San Francisco es un varapalo monumental a la Junta y una victoria de Guadalajara frente a Page”
El alcalde de Guadalajara instará a los servicios jurídicos municipales para que exijan la ejecución inmediata de la sentencia

Así lo ha anunciado hoy, señalando también que esto supondrá que en cualquier modificación presupuestaria de la JCCM esta actuación tendrá un carácter preferente y que tendrá que estar reflejada en los Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha con consignación suficiente para ejecutarla. De no cumplirse la sentencia, Román señala que la JCCM podría incurrir en desacato a los tribunales y se derivarían penalidades para diferentes responsables públicos.

Cabe recordar que el Tribunal Supremo no ha admitido el recurso presentado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la región, que era favorable al Ayuntamiento de Guadalajara y que ratificaba la obligación del gobierno autonómico de rehabilitar las naves del Fuerte de San Francisco. Román ha calificado esta circunstancia de “varapalo judicial monumental a la JCCM”. También ha afirmado que, aunque el resultado de dicha sentencia no se verá en meses, es una victoria de Guadalajara frente al gobierno de Page”.

Señala, asimismo, que “el Gobierno de Page, para dilatar el cumplimiento de la sentencia y del correspondiente convenio urbanístico, ha actuado con mala fe hacia la ciudad de Guadalajara, dado que la justicia ha dado siempre la razón de forma mantenida y continuada al Ayuntamiento en este asunto”.

Por otro lado, los usos que deberán darse a las naves del Fuerte están especificados en el anexo al convenio urbanístico que Ayuntamiento y Junta de Comunidades suscribieron. Dicho anexo data de 2010 y, tal y como ha mostrado el alcalde públicamente, se detallan los fines que se deben dar a cada uno de los edificios y naves. Fines eminentemente culturales, educativos y sociales. Entre otros, albergarían la biblioteca municipal, todas las escuelas culturales de La Cotilla (actualmente parte ya están en el Fuerte, pero quedan varias por trasladarse) y el museo de la ciudad. También sería la sede del centro asociado de la UNED y las viviendas tendrían como destinatarios a universitarios y otros colectivos. Desmonta, por tanto Román, las declaraciones efectuadas recientemente por el Director General de Planificación de la JCCM, en las que decía que no había nada especificado. “Con sus palabras sólo pretenden dar una patada hacia adelante para seguir sin hacer nada en Guadalajara”, afirma el alcalde.

Como consecuencia del retraso deliberado al que la Junta ha sometido la rehabilitación de las naves del Fuerte, éstas se están cayendo literalmente. Es el caso, por ejemplo, de la techumbre del edificio que albergaba la cantina, que se ha derrumbado. Pero el deterioro afecta a todas las naves. “Hace diez años -señala Román- la situación no era la actual y el coste de arreglar estos edificios no hubiera sido el que es actualmente; dinero público que el gobierno de Page deberá gastar por una mala gestión política y por su empecinamiento de negarse a invertir en Guadalajara”.