El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Lorenzo Robisco, ha asegurado que el debate sobre el Estado de la Región ha puesto sobre la mesa las ‘carencias’ del Ejecutivo Page-Podemos y ha evidenciado la incompetencia del Ejecutivo para sacar adelante los proyectos que necesitan Castilla-La Mancha y los castellano-manchegos.

Robisco reta a Page a que mañana mismo apruebe el decreto para fijar en 10 minutos el tiempo de espera en Urgencias
Denuncia los numerosos problemas de la Sanidad pública de Castilla-La Mancha y asegura que el proyecto de Page está acabado

“Ha quedado demostrado que los socialistas, con Page a la cabeza, son el pasado, porque además de tener un proyecto agotado, les falta el empuje necesario para luchar por esta tierra”, ha señalado Robisco, que no ha querido dejar pasar por alto uno de los ‘órdagos’ lanzados por el jefe del Ejecutivo durante su intervención en el debate.

Robisco se ha referido así al ‘enésimo’ anuncio de Page, quien ha asegurado que a golpe de decreto va a solucionar las esperas en los servicios de Urgencias, dejándolas en un tiempo máximo de 10 minutos. “No cabe mayor engaño, ni mayor mentira”, lamenta el diputado popular, que lo califica de “chulería impropia de un presidente”, recordando las larguísimas horas de espera que tienen que sufrir los usuarios de las Urgencias.

En cualquier caso, para Robisco, lo verdaderamente preocupante es el deterioro generalizado que está sufriendo la atención sanitaria en Castilla-La Mancha de la mano del bipartito Page-Podemos. Y en este sentido, se ha referido al incremento de las listas y de los plazos de espera, especialmente para aquellos pacientes que tienen que pasar por quirófano; al colapso que se ha producido en hospitales como el de Toledo; o a la supresión de las reconstrucciones mamarias mediante la técnica de ‘colgajo de Diep’; sin olvidar las protestas protagonizadas estos días por los profesionales en Albacete, o la marcha de médicos fuera de esta región, en busca de mejores oportunidades de trabajo.

“La Sanidad de Castilla.-La Mancha está en precario, los profesionales no dan más de sí, y se viven momentos de tensión que, en ocasiones, han terminado en agresiones”, señala Lorenzo Robisco, que considera que el de Page “fue un discurso caduco. Y lo peor es que con la situación que vive la Sanidad pública en Castilla-La Mancha, todavía se cree que puede engañar a los pacientes y echarles la culpa de su incompetencia”.