El portavoz adjunto del Grupo Popular en las Cortes regionales, Lorenzo Robisco, asegura que con el incendio de Chiloeches está saliendo a la luz que “tenemos un Gobierno regional bajo sospecha de complicidad con prácticas supuestamente ilegales e irregulares en el mundo de la gestión de los residuos y bajo sospecha de estar implicado en una trama de corrupción en el mundo de los residuos”.  Al mismo tiempo denuncia que el ex consejero Sergio David González Egido “es un caso más de puerta giratoria que se destapa en el gobierno del Sr. García-Page” recordando que el primero fue el del Consejero de Hacienda y Administraciones Públicas.

Incendio Chiloeches“¿Dónde está Page? ¿Por qué se esconde? ¿Por qué no dio la cara en el pleno de las Cortes del pasado jueves?” son algunas de las preguntas que se formula Robisco, para quien esta actitud “silenciosa y casi muda” del presidente regional socialista “es vergonzosa y demuestra lo poco que le importan los problemas de los castellano-manchegos en general y de manera especial los problemas de los guadalajareños”.

Para Lorenzo Robisco “el silencio y la permisividad de Page le hacen cómplice del ex viceconsejero Sergio David González Egido”, ese que “ha consentido que se mezclasen residuos y el que ha consentido que algunas empresas hiciesen trampas y fraude en Chiloeches y el que, en definitiva, conocía perfectamente lo que estaba pasando”.

Robisco subraya que “Page no tuvo la valentía de dar la cara ante los representantes de los castellano-manchegos el pasado jueves” y que es una actitud que se repite a la hora de abordar los debates más importantes que se celebran en las Cortes regionales.  “Ni tuvo valor para quedarse el día 27 en Chiloeches al frente del incendio prefiriendo pasar de puntillas y marcharse rápido de fiesta  ni tuvo el coraje para afrontar el jueves el debate. Este es el presidente que tenemos y este es el presidente que dice defender a los castellano-manchegos”.

Robisco incide en que “desde el comienzo de este incendio el Gobierno de Page sabía que la empresa almacenaba productos tóxicos y altamente contaminantes y desde un primer momento eran conocedores de los riesgos para la salud de las personas por la nube tóxica de humo resultado de la combustión”.

Además desde el principio, ante la proximidad del río Henares, “sabían del riesgo si los vertidos tóxicos que se estaban generando llegaban a la red hidrológica. Desde el principio sabían de las gravísimas consecuencias que se podrían producir si el volumen tan contaminante de vertidos alcanzaba el río Henares y el corredor del Henares, uno de los ejes de mayor dinamismo económico del país, paralizando innumerables industrias y zonas de regadío”

Robisco concluye recordando que los medios de comunicación nacionales “han destapado que el ya ex viceconsejero, tenía relaciones empresariales e intereses profesionales en la empresa a la que tenía que vigilar, controlar e inspeccionar” y por tanto “fue juez y parte en el incendio”. Por eso, vuelve a subrayar “la complicidad de Page ante un silencio que ya es escandaloso”.