“El cinismo, la hipocresía, la caradura y la desvergüenza política de Emiliano García Page no tiene límites porque es capaz de decir una cosa y hacer la contraria al mismo tiempo”. Así lo asegura  la portavoz del PP en Castilla-La Mancha, Carmen Riolobos a la hora de analizar los últimos movimientos que está realizando “el presidente perdedor” para “meter la cabeza como sea en el pelotón que quiere derrocar a Pedro Sánchez”

Riolobos en rueda de prensa, 020916Riolobos se pregunta si Page cree que los castellano-manchegos somos tontos “porque recriminar a Pedro Sánchez su anunciada intención de formar gobierno con Pablo Iglesias y, al mismo tiempo, ser el presidente de Castilla-La Mancha gracias a los radicales de Podemos, no encaja en el sentido común. Al menos en el sentido común de los ciudadanos normales y corrientes y que no tienen la ambición política desbocada que tiene Page”.

La portavoz del PP denuncia además que “Page ha vuelto a utilizar a Castilla-La Mancha para sus intereses personales y partidistas”  porque “en lugar de preocuparse y ocuparse de solucionar el caótico estado de la Sanidad regional, el desastroso comienzo de curso escolar o de dar una explicación convincente a los incendios de Seseña y Chiloeches, monta ruedas de prensa con otros líderes de su partido para escenificar el motín que se está preparando en el PSOE”. Y afirma que “hay otros líderes socialistas que se le han adelantado y Page no tiene escrúpulos en recuperar el terreno perdido aunque sea a costa de utilizar como escenario a Castilla-La Mancha”.

En este sentido, Riolobos también resalta que “Page no ha pintado nada en el PSOE nacional y por eso ahora se da codazos con quien sea y se presenta como el ariete que derrocará a Pedro Sánchez” cuando lo que debería de hacer es “dedicarse a solucionar los múltiples problemas que ha generado y sigue generando a los castellano-manchegos su pésima gestión al frente del gobierno regional”.

Por eso, la portavoz popular recomienda a Page que “antes de pretender solucionar los problemas del PSOE”  se dedique a Castilla-La Mancha y a los castellano-manchegos “aunque el cargo que ahora ostenta se lo deba a pactos con los más radicales de esta región”.