La portavoz del Partido Popular de Castilla-La Mancha y senadora, Carmen Riolobos, ha señalado que “Page era el auténtico intermediario del gobierno de Bono en la macrooperación urbanística de ‘El Pocero’ en Seseña (Toledo), porque conoce cómo se gestionó  y todo lo que ocurría en relación con este asunto; y por lo tanto, está implicado en este escándalo”.

Así lo ha manifestado Riolobos en rueda de prensa, donde ha recordado que la reciente declaración judicial como testigo del exconsejero de Obras Públicas del gobierno de Bono deja claro que el Plan de Actuación Urbanística (PAU) de Seseña incumplía de manera manifiesta muchos de los elementos que se necesitaban para ser aprobado y que, por lo tanto, era muy deficiente.

Además de las carencias del PAU, ha indicado que el exconsejero admitió que tampoco había informe de impacto ambiental, ni estaba aprobado el plan de infraestructuras necesarias para poner en marcha centros de salud, servicios de abastecimiento y todo lo necesario para acondicionar una urbanización en la que estaba prevista la construcción de 13.000 viviendas en los 1,8 millones de metros cuadrados de suelo que se había comprado como rustico y se recalificaron para que fuera urbano.

Asimismo, Riolobos ha señalado que el mismo día que se dio el visto bueno en el Pleno del Ayuntamiento de Seseña el PAU, el exconsejero de Obras Públicas del gobierno de Bono reconoce que había tenido una reunión tras la que se lleva dos informes a la sesión plenaria para justificar lo que se iba a aprobar desarrollar en el pleno.

“Page estaba muy informado de todo esto porque era consejero del gobierno regional de Bono, quien se construyó un centro hípico construido por el mismo promotor urbanístico de la macrourbanizacion de Seseña a través de ‘Onde 2000’ y pagado por los patrocinadores de estas instalaciones, algo que denunció IU ante la Fiscalía Anticorrupción”.

Un año después,” en 2004, “a sabiendas de que la urbanización de Seseña se había aprobado sin los informes pertinentes, Page, como consejero de la Junta, representó al gobierno de Castilla-La Mancha en una reunión que mantuvo con el alcalde de Seseña de entonces, de IU; el expresidente socialista de la Diputación de Toledo, José Manuel Tofiño; y con Cayo Lara.

En la denuncia que se presenta ante la fiscalía por parte de IU dice que “en ese encuentro, Page admitió que el gobierno no quería escándalos y que si se iba a hablar mal de Bono se levantaría de la reunión. También aseguró que el ahora presidente de Castilla-La Mancha pidió que se negociara con ‘El Pocero’ para sacar adelante la urbanización de Seseña y que si era así, este ayuntamiento tendría tratamiento de consistorio socialista”.Riolobos en rueda de prensa-180316