Una veintena de residentes y cinco tutores de la especialidad de Cirugía Ortopédica y Traumatología procedentes de toda la región han participado en el ‘I curso teórico-práctico de Artroplastia: cadera primaria’, celebrado en Guadalajara.

Residentes de Traumatología de toda la región se forman en Guadalajara en un curso teórico-práctico de cirugía de cadera y pelvis
Se trata de una propuesta con un formato original organizado por y para médicos residentes y donde se pone especial interés en fomentar la participación de los mismos para resolver problemas clínicos. Ha contado con la asistencia de 20 residentes y cinco tutores de toda la región.

Se trata de una iniciativa impulsada desde 2011 por tutores de la región, con el respaldo de la Sociedad Castellano-manchega de Cirugía Ortopédica y Traumatología, con el fin de crear un espacio de encuentro y formación regional a través de un formato de aprendizaje activo y distendido que define las líneas de estas ‘Jornadas Interactivas de Cirugía Ortopédica y Traumatología’ (JICOTE).

Este curso, dirigido por Óscar Romanillos Arroyo, tutor y especialista del servicio de Traumatología del Hospital Universitario de Guadalajara, se ha desarrollado según las directrices marcadas por este tipo de jornadas. La particularidad de la propuesta es que la actividad se organiza por y para los médicos residentes (MIR) de la especialidad, en colaboración con tutores y otros especialistas implicados.

El curso se basa fundamentalmente en la interacción de todos los participantes.  Cada uno de los bloques del curso ha constado de una primera parte en la que se procedía a la presentación del caso clínico, seguida de una actualización del mismo y concluyendo con una discusión en pequeños grupos.

Tras plantearse el problema clínico, uno de los residentes de los últimos años de formación impartía una charla sobre las posibles soluciones y posteriormente se daba paso a una discusión sobre el caso expuesto, para que todos los residentes pudieran realizar sugerencias y aportaciones. “Para facilitar dicha participación,  los alumnos se dividieron en pequeños grupos según su año de residencia, de modo que su nivel de formación fuera equivalente”, ha explicado Óscar Romanillos.

Al optar por este tipo de formato se realiza una clara apuesta por la interactividad y la participación. “No se trata de que venga un experto a impartir una charla a un público relativamente pasivo”, ha manifestado el doctor Romanillos, sino que el objetivo es que todos los participantes “se impliquen, aprendan a buscar información y aprendan a compartirla, además de criticar, opinar, buscar soluciones”.

Por otra parte, el curso contaba con dos seminarios, uno de ellos para la planificación preoperatoria de Artroplastia Total de Cadera (ATC), para optimizar la elección e implantación de las prótesis de cadera, mejorar sus resultados y evitar problemas posteriores. El segundo seminario, impartido por la doctora Ana Cruz, del Hospital Universitario La Paz, giraba en torno a la investigación, “una de las asignaturas pendientes” en ATC.

Finalmente, se desarrollaron talleres en los que poner en práctica los conceptos básicos de la técnica quirúrgica contando con los consejos y trucos aportados por los instructores del curso.

Óscar Romanillos ha definido como “muy positivo” el resultado de la actividad, destacando la satisfacción tanto de tutores como de residentes. Ellos mismos fueron los encargados de evaluar las ponencias de los mayores y se concedieron tres premios, recayendo el segundo en Enrique Rojas, residente de cuarto año de Traumatología del Hospital de Guadalajara.

Esta alternativa de formación, por su carácter novedoso y participativo, forma además parte de una comunicación que se ha presentado al Congreso de Traumatólogos Europeos EFORT 2019.