La diputada nacional Carmen Quintanilla ha asegurado que “no queremos para España un pacto como el de Page con Podemos ya que su resultado es subida de impuestos, ataque a la Iglesia, éxodo de empresas y destrucción de empleo”.Carmen Quintanilla.

Así lo ha asegurado en una rueda de prensa donde, tras recordar que Page ha rechazado la propuesta del PP de bajar los impuestos, ha indicado que las empresas salen huyendo de Castilla-La Mancha hacia comunidades limítrofes donde las condiciones son más ventajosas para el empleo, que la inversión extranjera productiva se ha reducido un 40% y que se está destruyendo empleo en la región con el PSOE, ya que el 70% del paro del pasado febrero de toda España lo aportó Page.

Asimismo, la diputada nacional ha asegurado que es “inconcebible” que Page, presidente de una región con poco más de 2 millones de habitantes, tenga más asesores a su cargo que Mariano Rajoy y que haya incrementado en más de 624.000 euros el presupuesto para realizar este tipo de contratos.

Al hilo de esta cuestión, Quintanilla ha alertado del peligro de volver a las políticas fracasadas que situaron a Castilla-La Mancha al borde del precipicio y de que Pedro Sánchez quiera volver a los tiempos de Zapatero pero, esta vez, de la mano de la izquierda más radical y de los independentistas.

Está convencida la diputada nacional de que lo peor que le puede pasar a España es que el PSOE pacte con la extrema izquierda y que lo mejor para nuestro país es lo que el PP propuso en el mes de diciembre, un pacto entre el PP, el PSOE y Ciudadanos.

En su opinión, “no es el momento de políticas de pose, de sainetes, ni de campañas de autopromoción, sino de gobiernos estables, realistas y de futuro liderados por el partido que ha ganado las elecciones”.

Quintanilla se ha referido a la reunión que hoy van a mantener Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y ha asegurado que el “cambio” que tanto busca el líder de los socialistas ya se produjo en 2011 de la mano del PP y de Mariano Rajoy cuando se pusieron en marcha importantes reformas para que España dejara atrás la crisis, creciera y creara empleo, algo que actualmente está en grave peligro.

 
Comparte esta noticia: