El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, a preguntas de los medios de comunicación, ha exigido a la Junta de Comunidades que no se desentienda de su responsabilidad con el Parque de Segóbriga, puesto que es la titular del complejo arqueológico, a la vez que le ha instado a acceder a revisar el convenio suscrito con entre ambas instituciones para que la institución provincial continúe cBenjamín Prieto.on la gestión de este importante recurso para la provincia de Cuenca.

Y es que la Diputación continúa a la espera de que el Gobierno regional se ponga en contacto para abordar la manera de afrontar la actual situación de desequilibrio financiero del yacimiento; circunstancia ésta que invalida de facto, según avalan informes jurídicos y de Intervención, el convenio por el que la Diputación ha venido gestionando el Parque Arqueológico en los últimos dos años y medio. Periodo en el que se ha producido un déficit de 146.752,55 euros, impuestos no incluidos, a pesar de la notable mejoría que han experimentado las cifras desde que la institución provincial se hizo cargo del Parque. Y es que en años anteriores el Gobierno regional llegó a aportar, como ocurrió en 2009, hasta 350.000 euros o en 2010 hasta 332.500 euros.

Prieto ha insistido en la voluntad de la Diputación de continuar con la gestión de Segóbriga y, por eso, ha recordado que en los distintos escritos remitidos en los últimos cuatro meses a la Consejería de Cultura del Gobierno de Castilla-La Mancha se ha puesto a disposición de la Consejería de Cultura un Plan de Viabilidad del Parque Arqueológico para los próximos años elaborado por la institución provincial con el “claro convencimiento de que puede autofinanciarse”.

Por eso, el presidente de la Diputación no entiende la postura de la Junta de Comunidades en su afán de dar largas a la cuestión durante varios meses, en vez de afrontarla y estudiar con la institución provincial fórmulas que garanticen la continuidad de la gestión de Segóbriga.

Una actitud irresponsable y poco constructiva, que escenificó este martes el propio delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, con unas declaraciones en las que achacaba la situación a una maniobra política, cuando “la realidad nada tiene ver”. Y es que, según ha recordado Prieto, “la realidad es que la Diputación ha llegado a esta situación con todos los deberes hechos y con los instrumentos necesarios para continuar gestionando el Parque, mientras que, por el contrario, el Gobierno regional prefiere mirar a otro lado y echar balones fuera”.

 
Comparte esta noticia: