Prieto cree que estos tres años de gobierno de Page solo han servido para negar el futuro a nuestra provincia
• El presidente de la Diputación de Cuenca ha criticado al presidente de Castilla-La Mancha, tras su intervención en el Debate sobre el Estado de la Región, por tener sumida a Cuenca en el olvido no solo no invirtiendo, sino, además, permitiendo y alentando que pierda una inversión de 1.200 millones de euros al desechar la instalación del ATC

El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, ha sido rotundo a la hora de valorar la gestión del Ejecutivo de García-Page al frente de la Junta de Comunidades, asegurando que esos tres años solo han servido para negar el futuro a nuestra provincia. Y así lo ha puesto de manifiesto tras la intervención del presidente del Gobierno autonómico en el tercer y último Debate sobre el Estado de la Región de esta IX Legislatura. Intervención que ha tildado de “vacía de contenido” a semejanza, en su opinión, de lo que han supuesto sus tres años de gobierno para los intereses de la provincia de Cuenca.

Y es que, a su juicio, desde el principio de legislatura García-Page no ha dudado en vender proyectos, que finalmente han quedado en eso, en proyectos, teniendo todos como denominador común el olvido para nuestra provincia. Algo que contrasta con el tremendo esfuerzo que está llevando a cabo la Diputación conquense con inversiones en todos los municipios de la provincia, colaborando, en mayor o menor medida, en obras, infraestructuras, servicios, etc; todo ello con el objetivo de continuar trabajando para contribuir a hacer más atractivos nuestros pueblos para los ciudadanos y combatir en la medida de lo posible ese terrible fenómeno de la despoblación que tanto está castigando a esta provincia.

En este sentido, ha puesto como ejemplo los más de 100 millones de euros invertidos por la Diputación conquense en la mejora de carreteras en los últimos siete años, mientras que, por contra, en ese mismo periodo la inversión del Gobierno regional en las carreteras de su competencia en la provincia no ha llegado ni a los seis millones; y todo ello, tal y como ha remarcado, contando con un presupuesto 130 veces mayor que el de la institución provincial.

Para el presidente de la Diputación, estos hechos no dejan lugar a dudas sobre el nulo interés que le despierta nuestra provincia al Ejecutivo castellano-manchego, que no solo no invierte en nuestro territorio, sino que, además, propicia y permite que pierda una inversión de 1.200 millones de euros con la no implantación del ATC. Una infraestructura que, en su opinión, no solo supone desarrollo y futuro para nuestra tierra, sino que, además, pondría a la provincia, a Castilla-La Mancha y, por supuesto, al país en el mapa de la investigación de los combustibles nucleares desgastados. Una oportunidad que García-Page ha combatido con todas sus fuerzas “simplemente por tratarse de una decisión de un gobierno del Partido Popular”.