Los últimos datos de audiencia conocidos del mes de marzo ponen en evidencia, una vez más, el alarmante descenso de la audiencia de la televisión regional de Castilla-La Mancha, que ha vuelto a descender un 6,5% respecto al mes de febrero de este mismo año, quedándose la cuota de pantalla en un 4,3%, según los últimos datos de audiencia ofrecidos por  la empresa Kantar MediaCarmen Amores

Los representantes del PP en el Consejo de Administración de Castilla-La Mancha, que ya denunciaron hace apenas 20 días las malas cifras de audiencia de la televisión regional, consideran que la gestión del Ente no puede ser peor, pues a pesar de estar gastándose una cantidad muy importante de dinero en privatizar la producción de numerosos programas, los resultados están siendo mucho peores que en la etapa en la que gobernaba en Castilla-La Mancha el Partido Popular.

Estos datos confirman a Castilla-La Mancha Televisión (CMT) como una de las tres televisiones autonómicas que menos se ve, siendo superada ampliamente por las demás cadenas autonómicas de España, como TV Catalunya, ETB, TVG, Aragón TV, Canal Sur, Canal Extremadura, TV Canarias, la Televisión asturiana y Telemadrid.

Uno de los datos más “sangrante”, a juicio de los consejeros, es que el programa de tertulia “Tercera pantalla”, que ha sido tan polémico al ser contratada su producción a empresas ajenas la televisión regional, ha tenido un debut con un ridículo 1,6 de audiencia, y en el segundo programa (el del pasado martes 5) con un dato aún peor del 1,3, quedándose en unas cifras similares otro de los programas externalizado, “Ancha es Castilla La Mancha” que, en la semana del 28 de marzo al 1 de abril ha obtenido únicamente 1,5% de share.

Privatizar programas: menos audiencia y vuelta al despilfarro

Para los consejeros populares estos datos demuestran que la política de privatizaciones generalizadas de los responsables actuales de CMT traen como consecuencia dos resultados: Por un lado, baja la audiencia y, por otro, se vuelve a la política del “despilfarro” que ya practicaron Emiliano García-Page –que era vicepresidente de la Junta y responsable de la Comunicación- y la actual directora, Carmen Amores, que era la responsable de la contratación de los programas en la etapa del anterior director de la RTVCM, Jordi García Candau.

Los hechos demuestran que, a pesar de las declaraciones del PSOE y su política de intentar ensuciar la gestión del anterior responsable del Ente, Nacho Villa, acusándole de supuestas prácticas irregulares que sí hicieron los responsables del Ente en la etapa socialista del 2000 al 2011 –entre los que se encontraba la actual directora general, Carmen Amores- “lo cierto y verdad es que CMT ha venido perdiendo audiencia desde el pasado verano, cuando  tomó posesión la actual directora y los índices de audiencia estaban en el 5,5%, y muy lejos de la cuota de pantalla obtenida en agosto de 2014, cuando los medidores de Kantar Media reflejaron un resultado del 5,6 de share, siendo director del Ente, Nacho Villa”.

 

 
Comparte esta noticia: