En la tarde del jueves 25 de agosto, con la disputa de un torneo de Fútbol Sala interpueblos entre las localidades de Escariche, Driebes, Fuentenovilla y Mondéjar, terminaba la amplia variedad de actos programados con motivo de las fiestas patronales de la villa alcarreña. Escariche quedó campeón, por segundo año consecutivo, venciendo primero a Mondéjar y en la final a Fuentenovilla por 3-2.

Fiestas Escariche.Las fiestas de Escariche se celebran en honor a la venerada Virgen de las Angustias y llegaron precedidas de la Semana Cultural.  “Han sido unas fiestas extraordinariamente participativas y concurridas, en las que tanto los eventos tradicionales y religiosos, como los taurinos, han resultado brillantes”, valora Carmen Moreno, alcaldesa de Escariche. La regidora destaca también que los jóvenes “han cogido el testigo y se han implicado con las fiestas del pueblo”, como demuestra el hecho de que algunas de las actividades, como la representación teatral de la obra de los Hermanos Grimm, ‘Juan sin miedo’ que llevaron a cabo los chavales, las coreografías preparadas por las más pequeñas, o la música que pincharon Djs de la Peña Los Vigilantes de la Barra, en diferentes momentos de las fiestas, fueran organizadas y llevadas a cabo con gran éxito de público por las nuevas generaciones.

La Semana Cultural de este año  ha sido menos competitiva, pero con eventos más creativos y entretenidos que han llegado para quedarse. Ese fue el caso de la primera “Carrera de Colores” de la villa, cuya parrilla de salida ya rebosaba de color. La cena infantil se amplió también a los mayores, y contó con la colaboración de las peñas.  También hubo encierro de carretones y concurso de recortes infantil, todo incluido en los prolegómenos de las fiestas. Los niños participantes en los actos recibieron el miércoles, 24 de agosto, sus correspondientes diplomas.

El pregón llegaba el sábado, día 20 de agosto. Fue multitudinario, con las veintiuna peñas que hay en Escariche entregadas a la diversión bien entendida. Desfilando por la Calle Mayor llegaban hasta la Plaza del Ayuntamiento limusinas, helados de todos los sabores, e incluso cubos de palomitas, en medio del jolgorio generalizado.

Uno de los momentos más especiales de las fiestas se vivió cuando tres personas especialmente queridas en la villa alcarreña, Pedro Montejano, Luis Moreno y Regino Moranchel, recibieron el título de hijos predilectos de Escariche, por su trabajo desinteresado durante años en favor de la villa. Para acreditarlo, el Ayuntamiento les hizo entrega de una placa, que fue aplaudida por todo el pueblo.

Posteriormente, fueron los integrantes de la peña Los Mululus quienes dieron el pregón, haciendo gala, delante de todos los escaricheros, de sus primeros veinticinco años de amistad compartida en fiestas. Acompañando a la corporación en estos primeros actos de lo más granado de las fiestas, estuvieron el diputado provincial Pedro Sánchez, la alcaldesa de Fuentenovilla, Montserrat Rivas; la concejala de Escopete, Paula García; y el concejal de Hueva, Ismael Sánchez.

El domingo fue un día especialmente concurrido. La misa mayor fue  solemne, testigo, una vez más, de la devoción que la villa le profesa a su patrona y alcaldesa de honor, Nuestra Señora de las Angustias. Estuvo oficiada por el párroco local, Hilario Murillo y fue concelebrada por el sacerdote escarichero Santiago Moranchel. Amenizó la ceremonia el grupo coral marchamalero “Con mi gente”. Acompañaron a los escaricheros el senador Juan Pablo Sánchez Seco y la directora provincial de Hacienda de la Junta de Comunidades, Ángela  Ambite. Por las noches, las verbenas  resultaron más concurridas que nunca. Y tanto los DJs locales, como grupos y revista, con sus músicas del mundo, resultaron muy concurridas y del agrado del público de todas las edades.

Si el día de la fiesta patronal fue solemne, el lunes, reservado a honrar la memoria de los hermanos difuntos, fue además conmovedor. En este caso, la misa fue amenizada por el buen hacer de la  Coral de La Paz de Pastrana, que sabiamente dirige Marcelo Duarte. La Hermandad  de la Virgen de las Angustias, fiel a su tradición, dio una limonada. Ese día,  la Virgen de las Angustias bajó en procesión, para quedar ya en la Ermita que lleva su nombre. Por la noche llegaba el primer evento taurino con la suelta de dos vacas por las calles de Escariche. “Destacó la presencia de mozos en las calles y la gallardía de los lances de los recortadores”, afirma José Cuéllar, concejal responsable del apartado taurino.

El martes, día 23 de agosto, se vivió el encierro por el campo, que transcurrió con normalidad en la jornada de mañana. Por la tarde, se llevó a cabo el encierro por las calles. Tanto en uno como en el otro, así como en la suelta nocturna, el ganado briocense de Campo Bravo mostró gran condición física, poniendo en aprietos a los valientes que lo citaron. Presenciando el encierro por las calles estuvo el defensa del Real Madrid, Nacho Fernández.

El miércoles, día 24 de agosto, tenía lugar la entrega de premios de la Semana Cultural.  La noche concluía con la caldereta en la Plaza, que escenificó “la unión que se ha vivido en el pueblo durante las fiestas, con amplia colaboración de los escaricheros en todos los eventos, por lo que estoy muy agradecida”, valora Teresa Sacristán, concejala igualmente responsable de la organización de los eventos.

“Agradezco a los escaricheros su implicación en los eventos, su comportamiento excepcional en fiestas, la alegría bien entendida de la que han hecho gala  a lo largo de todas las fiestas, y su defensa de las tradiciones y los valores de nuestro pueblo. Especialmente destaco el trabajo de los concejales, que han sabido liderar los diferentes aspectos necesarios para que las fiestas hayan resultado las más participativas y exitosas de los últimos años”, termina Carmen Moreno.